Capturar CO2 para frenar el calentamiento global

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El calentamiento global, el aumento de la temperatura media en la Tierra, se ha acentuado en las últimas décadas. Este calentamiento se produce, en buena parte, por el efecto invernadero, fenómeno por el que determinados gases retienen gran parte de la radiación infrarroja emitida por la Tierra y las moléculas de dióxido de carbono (CO2) la vuelven a emitir de nuevo a la superficie terrestre, produciéndose un recalentamiento de la misma. Es como un espejo de calor, como una gran capa de celofán invisible que rodea el planeta Tierra y que atrapa todo el calor. Esa capa invisible está compuesta por las moléculas de CO2.

De ahí la importancia de no emitir tanto dióxido de carbono a la atmósfera y de reducir los gases de efecto invernadero (el dióxido de carbono es uno de ellos, pero no el único). Para ello, es esencial impulsar estrategias como la eficiencia y el ahorro energético y el desarrollo de las energías renovables. Pero no se descartan otras como la captura y el almacenamiento de carbono (CAC). Sería una tecnología de transición hasta que dejen de consumirse masivamente los combustibles fósiles, principales causantes de la emisión de gases de efecto invernadero.

En la actualidad, se estudian diversas tecnologías para la captura del CO2 producido en las centrales térmicas, responsables de la mayor parte del total emitido a la atmósfera por fuentes estacionarias. Entre ellas, destacan la absorción y la adsorción como técnicas para el aislamiento del CO2 una vez realizada la combustión.

El grupo de Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad Rey Juan Carlos investiga, desde el año 2006, los procesos de adsorción de CO2, y ha contribuido al desarrollo de materiales adsorbentes mesoestructurados que separan el dióxido de carbono de otros gases. Estos materiales son sólidos de estructura inorgánica de elevada porosidad que incorporan grupos de naturaleza orgánica básica capaces de capturar selectivamente mediante interacciones químicas. Si se separan estas moléculas, se evita el temido efecto que produce el aumento de la temperatura de la Tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *