¿Cómo serán los inviernos de los próximos años?


Ya hemos hablado del extraño invierno, por lo particularmente templado, que se ha vivido en el Reino Unido, haciendo que las flores silvestres florezcan antes de lo normal.

Pero el clima hay que analizarlo de una forma más amplia, más general. Y, en este sentido, las temperaturas globales están más cerca de lo que cabría esperar. Sin embargo, el Reino Unido no es el único país que está teniendo un invierno suave. La mayor parte del hemisferio norte está experimentando temperaturas más altas de lo normal. En particular, en Estados Unidos el invierno inusualmente cálido y seco está haciendo mucho daño a algunos sectores productivos, como, sin ir más lejos, la industria del esquí.

Pero, por otro lado, las costas del Ártico se están enfriando, según los datos ofrecidos por la National Snow and Ice Data Center (NSIDC) y que señalan que la temperatura del aire sobre el océano Ártico y sobre Groenlandia ha sido más baja que la media en diciembre.

La pregunta que muchos se hacen es: ¿por qué, después de dos inviernos extremadamente fríos, llega un invierno tan templado como este año, con temperaturas históricamente cálidas?

Todo se explica analizando las diferentes regiones. Entre 2009 y 2011, mientras el Reino Unido, Europa del Norte y el este de Estados Unidos estaban experimentando un clima muy frío, al noreste de Canadá y Groenlandia el clima era extrañamente suave.

Ello se debe a una corriente de aire que existe en la parte alta de la atmósfera y que dirige el sistema climático en el hemisferio norte. Esta corriente es la culpable de que haya grandes diferencias de clima y encontremos aire a alta presión en latitudes medias (como en la costa de España) y bajas presiones sobre Islandia, por ejemplo.

Cuando la diferencia de presión es más pequeña de lo normal (lo que los científicos llaman fase negativa de la Oscilación del Atlántico Norte o NAO) hace que esa corriente se debilite y se desplace hacia el sur hasta el Mediterráneo. Esto permite que el aire más frío de la Europa continental y Rusia llegue a todo el continente.

Por otra parte, las temperaturas y las nevadas en Estados Unidos están influenciados por la temperatura del Océano Pacífico y las zonas tropicales. Los cambios de temperatura del océano, los más cálidos causados por El Niño y los fríos por La Niña, producen el patrón llamado El Niño Oscilación Sur (ENOS). El Niño también afecta al clima de Europa, en parte debido a la alteración de la Oscilación del Atlántico Norte.

En definitiva, no es tan extraño que los inviernos, de un año para otro, sean tan diferentes. Pero el calentamiento global afecta a los fenómenos descritos arriba y los hará más frecuentes. Es decir, que los inviernos serán, en su mayoría, más cálidos en el hemisferio norte. Sin embargo, algunos años serán extremadamente fríos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *