Diccionario de cambio climático


Académicos de la Facultad de Lenguas de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) han desarrollado el Banco Terminológico Técnico-Científico. Se trata de una especie de diccionario en el que se podrán consultar diversas ramas del conocimiento entre lenguas, con su significado, contexto de uso y mapa de conceptos.

Los académicos María Luisa Becerril López, Sonia Lira Iniesta y Jorge Trujillo Cabrera, informaron que este banco trata el tema de cambio climático y, en breve, se podrá acceder a través de internet a una versión en PDF de este banco de términos.

Para llevar a cabo el trabajo se conjuntaron esfuerzos y conocimientos en las áreas de lingüística, traducción y tecnologías educativas. Se trata de una compilación de 250 términos en inglés, español y francés, sobre un tema de conocimiento, el cambio climático. El Banco contiene, no sólo una definición, sino que incluye el contexto de uso, fuentes fidedignas y tratamiento metodológico, a través de un mapa de conceptos.

El proyecto se encuentra en su fase inicial, pero la intención es abarcar muchos otros corpus temáticos y, por tanto, desarrollar varios bancos de datos en un futuro, para ofrecer un servicio en este ámbito, a través del cual se pueden encontrar los equivalentes en tres idiomas.

La clave del trabajo es que no se puede pensar en una traducción literal de cambio climático al español, al inglés o al francés, puesto que los términos tienen una notación distinta en los tres idiomas.

Lo que hace diferente el sistema de conceptos es que se agrega la equivalencia en el idioma, es decir, la naturaleza cultural y científica que se da al término, ya sea en español, inglés o francés. Además, al final, se contextualiza el uso del concepto en cada uno de los idiomas, con la finalidad de validar la propuesta de traducción que se hizo.

Destacaron que para hacer realidad este trabajo, en el que por más de un año también participaron dos estudiantes, se partió desde el concepto, determinándolo mediante una búsqueda en bases de datos que ya están construidas. De este modo, se ha conseguido un resultado, no sólo a nivel de diccionario, sino del uso que la comunidad científica le da.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *