El aumento de población incrementará el calentamiento global

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El esperado aumento de población en el planeta perjudicará al medio ambiente en general y, en particular, al cambio climático. La población urbana mundial aumentará en más de 2.500 millones de personas para el año 2050, lo que tendrá un impacto en el clima global, como se desprende de una serie de estudios publicados en Nature Climate Change.

En uno de los estudios se intenta cuantificar el impacto de la rápida expansión de las ciudades en el clima regional. Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Arizona y el Centro Nacional de Investigación Atmosférica, en Estados Unidos, ha establecido que el calentamiento local del verano podría aumentar en 4 ºC en la gran zona urbana de Sun Corridor, en Arizona.

Sun Corridor es el área megapolitana de más rápido crecimiento en Estados Unidos. En un clima semiárido, tiene cuatro áreas metropolitanas: Phoenix, Tucson, Prescott y Nogales. Se prevé que la población supere los 9 millones de personas en 2040.

Los autores utilizaron las proyecciones de crecimiento de Sun Corridor para el año 2050. Mediante la incorporación de escenarios de máximo y mínimo crecimiento, en el modelo climático regional, los investigadores compararon sus efectos con varios experimentos, utilizando una representación urbana actual del centro de Arizona. Sus conclusiones indican que se producirá un alto calentamiento durante el verano.

El peor de los casos dio lugar a un aumento local máximo, en verano, de casi 4 ºC. Pero, incluso en las previsiones más optimistas, con un uso del suelo más restringido y menores zonas urbanas, los resultados siguen indicando un calentamiento local de hasta cerca de 2 ºC, según señala Matei Georgesc, autor principal del estudio y profesor de Ciencias Geográficas y Urbanismo en la Universidad de Arizona.

Un experimento adicional examinó un supuesto: que todos los edificios fueran dotados de techos reflectantes de color blanco. La incorporación de estos techos, más frescos, alivió considerablemente el calentamiento en verano, lo que reduce el calentamiento local máximo, a la mitad. Pero, por otra parte, los techos frescos reducen la evapotranspiración y, por tanto, esto contribuye también al calentamiento.

Así, la conversión de recursos naturales en paisajes urbanos calienta la región y produce más emisiones de gases de efecto invernadero. La investigación ofrece un modo de cuantificar y comprender los impactos relativos de la urbanización y el calentamiento global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *