El clima está cambiando la química de los océanos


Según un estudio internacional en el que participan investigadores españoles, los océanos se acidifican a velocidades sin precedentes desde los últimos 300 millones de años. El trabajo advierte, así mismo, de un gran cambio de la química marina causado por las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Además de provocar el calentamiento global, las emisiones de CO2 alteran la química de las aguas de los mares y los océanos, conduciéndolas hacia una progresiva acidificación. Esto tiene importantes repercusiones sobre los organismos y los ecosistemas marinos, según señalan los autores del estudio que se ha publicado en la revista Science.

El trabajo concluye que, a lo largo de los últimos 300 millones de años de la historia de la Tierra, la química oceánica ha sufrido cambios profundos, pero ninguno de ellos tan rápido, global y de tanta magnitud como el que está sucediendo en la actualidad.

La acidificación de los océanos y mares se produce a medida que el CO2 emitido por las actividades del ser humano, causado fundamentalmente por la quema de combustibles fósiles, se diluye en los océanos.

Más del 30% de las emisiones antropogénicas de CO2 pasa directamente a los océanos. De este modo, el agua marina se vuelve progresivamente más ácida, lo que perjudica al desarrollo de especies que construyen cáscaras o esqueletos de carbonato cálcico, como los corales o los moluscos. Pero también afecta a especies del fitoplancton, del que dependen peces, crustáceos y otras especies. En realidad, todo el ecosistema marino depende del nivel de acidez del agua de los océanos.

En el estudio han participado investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA) y evidencia la magnitud y gravedad del cambio antropogénico en la química marina. El registro geológico mediante análisis paleontológicas y geoquímicas y se han buscado eventos pasados de acidificación para detectar posibles efectos en la biota marina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *