El comienzo de la temporada de tormentas de nieve en EEUU deja tres muertos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En el norte de Estados Unidos, como cada invierno, ha comenzado a nevar. Es el principio de la temporada de nieve y no augura nada bueno. La primera gran tormenta de la temporada se desplaza hacia el este. De momento, ha causado al menos la muerte de tres personas.

Crece el peligro por las terribles condiciones en las carreteras. La actividad en los principales aeropuertos del país, el fin de semana antes de Navidad, quizá tenga que ser suspendida. La tormenta ha dejado sin electricidad a unos 400.000 hogares de trece estados. Además, la nevada ha llegado acompañada de fuertes vientos. Conducir puede ser muy peligroso.

Se han lanzado alertas de ventiscas desde el sureste de Nebraska hasta Iowa y Wisconsin, como señala Bruce Terry, analista climático del Servicio Meteorológico Nacional. En definitiva, toda la zona central del país, al suroeste de los grandes lagos, sufrirá la gran tormenta.

El viento ha dañado viviendas y derribado árboles en Arkansas. Incluso un camión quedó volcado en Mobile, Alabama. Hay alertas de tornados en los estados de Misisipi, Luisiana y Alabama. La tormenta provocó acumulaciones de 30 centímetros de nieve en Des Moines. Pero la población estaba alerta y los daños han sido mínimos.

La nieve, una bendición después de la sequía

Se han cerrado colegios en Iowa, Nebraska, Kansas y Misuri. También algunas oficinas estatales. En el aeropuerto de Creston, Iowa, los vientos alcanzaron una fuerza de 85 km/h.

Paradójicamente, en algunas de las ciudades que han sufrido la peor parte de la tormenta, habían batido el récord de número de días sin nieve. El meteorólogo Jeff Masters cree que esta tormenta puede ser beneficiosa, una vez pasada, ya que creara la humedad necesaria (y tan esperada) en áreas de la región central que han sufrido una larga sequía.

La tormenta invernal comenzó en las Montañas Rocosas y provocó un cambio drástico en el clima cálido y seco que se estaba produciendo en diciembre en gran parte de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *