El mundo, cada vez más vulnerable

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las catástrofes naturales son más frecuentes y virulentas a consecuencia de la mano negra del cambio climático, capaz de convertir los desastres ambientales en eventos extremos por arte del calentamiento global. Así, puesto que éste va avanzando, los temores científicos se disparan y las predicciones no son optimistas, precisamente. Un buen ejemplo es el informe 2013 del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) sobre los riesgos del mundo, cuya conclusión dictamina que el mundo es cada vez más vulnerable a consecuencia de este comportamiento anómalo de la naturaleza, unido a la crisis financiera.

Según el informe, por lo tanto, corremos más riesgos como resultado de esta doble situación crítica, si bien lo económico puede mejorar con mucha mayor facilidad que lo ambiental. Es más, el trabajo advierte que puede resultar nefasto concentrar toda la atención en el problema financiero y dejar de lado las graves señales que el clima está lanzándonos.

Al mismo tiempo, los expertos del WEF temen que la coincidencia de ambas crisis (ambiental y económica) acabe provocando una “tormenta mundial perfecta que provoque situaciones realmente “insuperables”.

Frenar el calentamiento

Para la elaboración del informe se han entrevistado a más de 1.000 expertos y responsables de todo el mundo, para concluir que en lo económico estamos afrontando políticas monetarias austeras, mientras en lo ambiental el aumento de las temperaturas no encuentra un necesario freno que provenga de un acuerdo mundial de carácter vinculante.


Así las cosas, el mundo podría ver su prosperidad comprometida por ambas tormentas, la económica y la ambiental, cuya colisión sería el gran miedo de estos analistas. AL ser riesgos mundiales, se estima que ha de colaborarse a nivel nacional sin reservas, dejando a un lado otras consideraciones. Las pandemias o la resistencia creciente a los antibióticos son algunos de los principales riesgos globales mencionados en el informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *