El olivar como reductor de emisiones de CO2


La localidad española de Mérida acogió el 12 de julio una jornada transfronteriza centrada en la importancia del cultivo del olivar como reductor de dióxido de carbono (CO2) La “Jornada Técnica Transfronteriza de Captura y Secuestro de C02 en el olivar” se celebró en la Escuela de Administración Pública y fue organizada por la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía en colaboración con la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional de Alentejo (Portugal).

El objetivo de la actividad fue la puesta en valor del cultivo del olivar como sumidero de CO2, entre otras funciones ecológicas que ofrece el cultivo, como la conservación de la biodiversidad mediterránea, la lucha contra la erosión y la desertificación o la preservación de la humedad ambiental y del suelo.

Se expuso la situación actual y la caracterización del olivar en el Alentejo, los avances en la investigación sobre la gestión de olivares en Extremadura, así como la metodología de cálculo de captura de CO2 y el potencial del olivar como sumidero de carbono.

El fomento de la captación de carbono por los sumideros es una de las líneas de actuación de la “Estrategia de lucha contra el Cambio Climático para Extremadura”, según ha señalado el Gobierno regional. En este sentido, se están haciendo esfuerzos para avanzar en el estudio de prácticas que fomenten la captación de carbono y la investigación orientada a la búsqueda de sumideros distintos a las masas forestales.

La jornada se encuentra enmarcada en el Programa de Cooperación Transfronteriza España-Portugal 2007-2013 (POCTEP), que promueve el desarrollo de las zonas fronterizas entre España y Portugal, reforzando las relaciones económicas y las redes de cooperación existentes que se han desarrollado desde 1989, con ejecución de proyectos de infraestructuras materiales, a las que se han incorporado progresivamente otros sectores como el turismo, servicios sociales, medio ambiente, innovación tecnológica, sanidad, educación o cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *