Ence gestiona 140 millones de árboles

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La empresa Ence, que gestiona unas 115.000 hectáreas de cultivos forestales y monte, de las cuales casi 30.000 son zonas protegidas de matorral y bosque mediterráneo, ya sea para elaborar celulosa, ya sea para producir energía a partir de la biomasa de sus bosques, consiguen capturar, cada año, un total de 12,7 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Así, entre los bosques de eucaliptos, los bosques mediterráneos y las zonas protegidas de matorral y, también parte de los bosques mediterráneos se convierten en enormes sumideros de carbono que ayudan a mitigar el cambio climático.

Ence planta, cuida y cosecha eucaliptos para elaborar celulosa de alta calidad, muy apreciada. Ence produce cada año 1,2 millones de toneladas de pasta de papel, de gran demanda en los países centroeuropeos, precisamente países que exigen a Ence el cumplimiento estricto de las normas medioambientales.

También se plantan cultivos para la producción de energía, chopos y eucaliptos, principalmente. Son árboles que se plantan, se cuidan y se cosechan en un plazo más corto: unos tres o cuatro años. Se trata de generar biomasa con la que producir energía eléctrica a partir de una materia prima renovable. Estas plantaciones se gestionan de una manera regulada y en zonas de cultivos agrícolas que, en la actualidad, se encuentran en desuso, como tierra que antes servían para cultivar maíz o tabaco. Estos árboles precisan de menos agua que los anteriores cultivos agrícolas, así como menos intervención de maquinaria.

Se obtiene, de este modo, energía eléctrica, producto de primera necesidad para la sociedad actual. Ence dispone de 229 MW de potencia instalada en energía, suficiente para atender la demanda de energía eléctrica de una población de 1,6 millones de personas. Además, Ence tiene planeado, en una primera fase, construir hasta nueve nuevas centrales de generación de energía renovable con biomasa. La primera de ellas, se ubicará en Huelva.

Por último, Ence cuenta también con una gran superficie protegida de matorral y bosque mediterráneo, al que da diversos usos en función de su naturaleza: apicultura, corcho, etc. Una forma de explotación que permite el mantenimiento y la conservación de estos montes protegidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *