Estudian el genoma de los corales para protegerlos del cambio climático

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Examinar los corales con el microscopio podría permitir dar con soluciones para evitar que acaben sucumbiendo al cambio climático. Al menos es lo que va a intentar el Instituto Australiano de Ciencias Marinas con un innovador proyecto que explorará los genomas de diez especies de corales.

Evitar una mayor destrucción a consecuencia de sus grandes enemigos, como son las tormentas o el cambio climático, por lo tanto, será el objetivo de este estudio, que contará con la participación de científicos de todo el mundo.

Será un éxito lograr descubrir los datos genéticos fundamentales de la Gran Barrera de Coral del Mar Rojo y, de conseguirse, los resultados podrían aplicarse para diseñar planes de conservación o protección contra el calentamiento global.

Aguas más cálidas y ácidas

El principal peligro para los arrecifes de coral, que constituyen unos hábitas de tremendo valor ecológico y económico, no es otro que el paralelo aumento de las temperaturas del agua y de la acidificación de los océanos.

Ambos factores resultan letales para estos delicados organismos marinos, produciéndose un blanqueamiento y debilitamiento de sus estructuras que acaba por hacerlos desaparecer de forma masiva. Sin embargo, si se avanzara en el conocimiento de su genoma y comportamiento, sería más fácil encontrar el modo de recuperarlos o, en todo caso, de conseguir que se adapten a las nuevas circunstancias.

El vacío de conocimiento que existe en este área es el gran reto que tiene por delante el proyecto de investigación. Si llega a buen puerto, sus avances proporcionarán cinco veces los datos actuales para la identificación de los genes que ayudan a los corales a adaptarse al cambio climático.

Recordemos que, además, el cambio climático aumenta la virulencia y frecuencia de los eventos extremos, por lo que tormentas, ciclones y demás desastres naturales también suponen un grave peligro que amenaza con extinguirlos. Adaptarse al cambio climático, por lo tanto, también significa adaptarse a sus terribles consecuencias, como éstas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *