La computación en la nube evitará emisiones contaminantes


Últimamente se habla mucho del Cloud Computing o computación en la nube. Algunos expertos dicen que, en el futuro, todos los ordenadores y dispositivos electrónicos trabajarán de ese modo. Básicamente, se trata de tener la información, los archivos e incluso los programas en un servidor virtual en vez de en el propio ordenador. Todo se manejará a través de Internet.

Pero lo mejor de todo (desde el punto medioambiental) es que este nuevo modo de trabajar con todo lo relacionado con la informática emite menos gases contaminantes y, por tanto, se contribuirá a mitigar el cambio climático. Según algunos cálculos, las grandes empresas tecnológicas podrían reducir en un 50% sus emisiones de carbono.

El estudio ha sido realizado por una organización londinense llamada Carbon Disclosure Project. En el trabajo se centraron en las grandes empresas de Tecnologías de la Información (TI) de Francia y el Reino Unido. Descubrieron que podían lograr grandes ahorros en costes y reducciones de carbono para el año 2020 si movían sus sistemas informáticos para compartir las redes de datos.

El estudio, así mismo, pronostica que el uso de servicios en la nube se podría triplicar en los próximos dos años. La Open Data Center Alliance, que agrupa a más de trescientas empresas, entre otras, bancos globales, ha emitido un comunicado a este respecto informando que tiene previsto adoptar servicios en la nube antes de lo pensado.

Los autores del estudio Carbon Disclosure Project entrevistaron a empresas del Reino Unido y éstas señalaron que tenían previsto acelerar la adopción del cloud computing de un 10% hasta casi un 70% para sus departamentos de tecnología de la información en el año 2020. Esto puede suponer miles de millones en ahorro en coste y emisiones.

El ahorro proviene de la compra de menos hardware y el uso de servidores de almacenamiento de información ubicados en otros lugares, pero que permiten gestionar y procesar los datos como si estuvieran en una sala cercana.

Según el cálculo del estudio, en 2020 las grandes empresas del Reino Unido podrían reducir las emisiones de carbono una cantidad equivalente a las emisiones anuales de más de 4 millones de coches. En Francia, la cifra era menor porque las plantas nucleares generan mucha electricidad.

Así pues, la computación en la nube genera beneficios para el medio ambiente, para la economía y en la gestión de los datos. Y si los servidores se encuentran en un lugar frío que necesite menos refrigeración, aún mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *