Las turberas de hemisferio Norte contienen el doble de CO2

turberas
El papel de las turberas en el almacenamiento de CO2 ha sido analizado últimamente en diversos estudios, teniendo todos en común el hecho de indicar que son claves para retener este dióxido de carbono y, en consecuencia, minimizar el impacto en el cambio climático y el calentamiento global. Sin embargo, ahora, un nuevo estudio ha constatado que este papel es todavía mayor y que existen diferencias en el almacenamiento de CO2 en función de la ubicación de la turbera.

El estudio

No son lo mismo las turberas del hemisferio Norte que las del hemisferio Sur. Esta es una de las principales conclusiones que puede extraerse de una investigación realizada en el Observatorio Lamont-Doherty Earth de la Universidad de Columbia.

Este estudio ha permitido constatar que las turberas que están situadas en el hemisferio Norte podrían almacenar el doble de CO2 de la cantidad que los científicos inicialmente creían.

Esto implica que las turberas tienen todavía un papel mucho más importante en el cambio climático y en el ciclo del carbono del que se les ha venido atribuyendo de forma generalizada.

turberas
Este hallazgo se debe a que el carbono de la turba y el que los suelos absorben, almacenan y liberan son menos estudiados y no se tienen tan en cuenta en los modelos climáticos globales que se emplean para la predicción del cambio climático y de los impactos que puede tener.

Más precisión

La redefinición de esas mediciones podría suponer que los modelos climáticos fueran más precisos, lo que redundaría a su vez en una mayor precisión en las predicciones climáticas.

Y es que, anteriormente, los científicos hacían un promedio de la tasa de acumulación de carbono medida en tantas muestras de turba como podían encontrar, multiplicando ese promedio por el área total de turberas en el hemisferio Norte.

Los cambios en las predicciones no son baladí porque el nuevo estudio ha incorporado un total de 4.139 mediciones de radiocarbono de 645 puntos de turberas en el norte de Europa, Asia y América del Norte.

Artículos relacionados:

Las turberas gallegas frenan el cambio climático

La degradación de las turberas contribuye al cambio climático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *