Los percebeiros faenan con más seguridad gracias al Nissan Percebeiro Shield

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter2Share on Google+1

Percebeiro
Ser percebeiro no es nada fácil. Arriesgan sus vidas para salir a faenar en busca del percebe, que sin duda alguna es uno de los mariscos más preciados del mundo.

Para hacerse con él se ven obligados a “jugar” con el mar, moviéndose entre las rocas y sorteando las olas que van llegando con más o menos violencia. De ahí que algunos pierdan la vida trabajando.

Seguridad al servicio del percebeiro

Nissan conoce esas dificultades y ha creado un dispositivo weareable que tranquilizará a muchas familias. Se trata del Percebeiro Shield, un prototipo que predice las olas peligrosas y avisa al percebeiro para que pueda ponerse a salvo antes de que sea demasiado tarde.

Lo mejor de todo es que emplea una tecnología que ha sido desarrollada para incrementar los niveles de seguridad en los coches. Me refiero a la tecnología inteligente “Safety Shield” (escudo de protección inteligente), que en este caso incluye un software que analiza la espuma que producen las olas gracias a un sistema LIDAR de infrarrojos.

Un avanzado algoritmo es capaz de calcular la peligrosidad de dichas olas cotejando los datos recibidos. Eso activa un sistema de alertas que pone al percebeiro en conocimiento a tiempo real. Se le envía una señal acústica, el dispositivo vibra y se encienden unos LEDs. Es como una especie de sexto sentido para el percebeiro, que de esta forma puede anticiparse al peligro.

Hay tres tipos de alertas: básica (cuando van a romper las olas), roja (cuando se aproxima una ola fuerte y peligrosa) y cancelar (cuando es muy peligroso faenar). Además, si el percebeiro cae al mar el dispositivo avisa a emergencias para que puedan acudir al rescate lo antes posible.

Colaborando por una buena causa

Para terminar, decir que el Nissan Percebeiro Shield es el fruto de un año de investigación de profesionales en I+D, científicos oceanógrafos y percebeiros de la Cofradía de Cangas. Se ha puesto a prueba en la costa gallega y en la piscina de olas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), donde ha ofrecido un servicio muy útil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *