Las dunas sirven de protección ante la subida del nivel del mar


La UICN (Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza) ha elaborado dos estudios sobre los ecosistemas de las dunas, unos ecosistemas que desempeñan un papel esencial para la buena conservación del medio ambiente de la región mediterránea.

Han sido meses de trabajo por parte de un equipo de expertos sobre el Mediterráneo. El objetivo del proyecto es proporcionar recomendaciones para la restauración de estos ecosistemas, así como su gestión sostenible. Han participado en el estudio la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la UICN-Med.

En especial, el proyecto ha estudiado los ecosistemas de dunas en el norte de África, ya que en dicha región las dunas desempeñan un papel vital en la protección de las costas y en la prevención de los riesgos que puede causar el aumento del nivel del mar producido por el cambio climático.

La recuperación y conservación de las dunas permite una resiliencia y una adaptación ante el cambio climático. Además, sirven para estabilizar las playas, recursos esenciales para el turismo, es decir, para la economía de muchos países mediterráneos. Por último, son el hábitat natural de diversas especies de plantas y animales.


Este tipo de ecosistemas son los más representativos de las zonas semiáridas de la cuenca del Mediterráneo. Sus plantas han servido a los seres humanos desde hace miles de años, usando sus fibras para elaborar telas o para el pastoreo. Su conservación y recuperación sirve para evitar la erosión del suelo y la desertificación. Es, en definitiva, una forma de desarrollo económico y una posibilidad para el empleo local.

Apoyo a la economía local

Los investigadores que han elaborado el estudio esperan que las acciones de restauración de estos ecosistemas sirvan para proteger la biodiversidad y la promoción del bienestar de las personas que los habitan.

Las publicaciones están dirigidas principalmente a técnicos, gestores e investigadores de dunas costeras y regiones semiáridas del Mediterráneo occidental. Recuperar estos ecosistemas es combatir el cambio climático y apoyar a la población local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *