Primera ley del mundo que regula el comercio de carbono


El Parlamento de Australia ha aprobado el primer sistema nacional del mundo que regulará la creación y el comercio de bonos de carbono procedentes de sectores como la agricultura, la ganadería y la silvicultura. El proyecto de ley ha sido aprobado por el Gobierno australiano, presidido por Julia Gilard, y que cuenta con el apoyo de Los Verdes.

La Iniciativa Agrícola del Carbono (CFI) es una ley complementaria al polémico plan del Gobierno australiano que pretende fijar un precio a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a partir de mediados de 2012.

La CFI permitirá que agricultores, ganaderos y también inversores generen, a partir de actividades agrícolas y de silvicultura, compensaciones por emisiones de CO2, con las que se podrá comerciar. Se calcula que en Australia el uso de la tierra produce el 23% de los gases de efecto invernadero que se emiten y que contribuyen al cambio climático.

Christine Milne, de Los Verdes, ha afirmado que el carbono ecológico (como lo ha denominado) es uno de los cuatro pilares del paquete de medidas para combatir las consecuencias negativas del cambio climático. El resto de medidas son la fijación del precio de la contaminación, la inversión en energías renovables y la eficiencia energética. En su opinión, que se haya logrado aprobar este proyecto de ley supone un buen augurio para la aprobación del resto del paquete de medidas. Las leyes han sido aprobadas en el Senado y está previsto que la Cámara de Representantes las apruebe también.

Cientos de camioneros rodearon el Parlamento en una campaña de protesta que se lleva a cabo en Australia para obligar al Gobierno a que retire el proyecto de ley sobre los impuestos que graban las emisiones y para que convoque elecciones.

La CFI desarrollará proyectos como la plantación de árboles para que absorban dióxido de carbono mientras crecen, la reducción de la emisión del metano que expulsan camellos y ganado cuando eructan, la disminución del uso de fertilizantes y una mejor actuación contra los incendios en las praderas del norte del país. Según cálculos del Gobierno, la CFI contribuirá a reducir el CO2 que emite el país en 460 toneladas hasta 2050. Australia es el país desarrollado que más contamina en relación con el número de habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *