Resumen del año climático en España

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El cambio climático no significa necesariamente que, cada año, la temperatura de la tierra aumente en todas las partes del planeta y en todas las estaciones del año. De hecho, este 2010 que acaba, ha tenido la temperatura media más baja de los últimos dieciséis años en España. Con todo, sigue siendo un año cálido, pues la temperatura media anual ha superado en 0,42 grados centígrados la media anual del periodo de referencia: 1971-2000.

La temperatura media de 2010 ha sido de 15,66 grados centígrados, mientras que, con datos hasta el 30 de noviembre, está resultando un año entre húmedo y muy húmedo en la mayor parte del país. La precipitación media alcanza una media de 775 litros por metro cuadrado, es decir, un 29% más del valor normal de este periodo.

El primer semestre del año tuvo temperaturas normales o ligeramente superiores a las normales. Entre enero y marzo hizo algo más frío de lo normal, con una temperatura de 0,4 grados centígrados menos que la media, mientras que el siguiente trimestre fue más cálido de lo normal, con 0,9 grados centígrados más que la media.

Cuando sí se puede hablar de calentamiento es en el periodo de julio y agosto, que tuvo un carácter extremadamente cálido en la mayor parte de España, con 2 grados centígrados más de lo habitual. Esto significa que ha sido el segundo verano más cálido desde 1960, sólo después de 2003, que superó en 3 grados centígrados la media.

Entre septiembre y noviembre de nuevo se pasó a una temperatura normal o ligeramente fría, ya que distó de la media en 0,2 grados centígrados. Los meses más fríos de 2010 fueron febrero y noviembre y el más cálido fue julio.

Geográficamente hay diferencias. En el sur de Andalucía, sur de Extremadura y sureste de Galicia está siendo un año muy cálido, mientras que en el resto de las regiones ha tenido un carácter cálido en general, a excepción de Madrid, Asturias, País Vasco y la mayor parte de Castilla y León, donde está resultando normal.

Las temperaturas más altas del año se registraron entre los días 25 y 27 de agosto, cuando se alcanzaron máximos absolutos, en Murcia (Alcantarilla) y Valencia, de 43 grados centígrados. Por contra, el episodio de frío más importante se registró entre el 7 y el 11 de enero. La temperatura mínima absoluta en una capital de provincia se registró en Burgos (Villafría) con -16 grados centígrados el 10 de enero y en Soria el 29 de noviembre, cuando se alcanzaron los -9,6 grados centígrados.

Por otra parte, este otoño ha sido el más frío del siglo después del de 2008, con una temperatura trimestral media que queda 0,2 grados por debajo de su valor medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *