Shell cambia el petróleo por el gas


De momento, la industria petrolera sigue siendo un buen negocio. Uno de los que más beneficios reporta. Dentro de unas décadas, si no antes, se agotará, y los inversores quieren sacar tajada antes de que llegue ese momento. En la actualidad, el precio del barril de petróleo sube y la economía mundial, aún absolutamente dependiente de esta fuente de energía, se está recuperando del bache y crece. Así, aunque se produzcan desastres como el vertido ocurrido en el golfo de México, los beneficios del sector en el 2010 doblan los del año anterior, de los casi mil millones de dólares americanos de beneficio se ha pasado los 1.800 millones.

James Smith es el actual presidente de la petrolera Shell en el Reino Unido, pero pronto abandonará el cargo. Desde que ocupó este puesto, y con una opinión diametralmente opuesta a los grandes ejecutivos de la compañía de Estados Unidos, reconoció que el cambio climático era un problema y que había que hacer algo al respecto.

Para Smith, con formación de físico, el cambio climático y los gases de efecto invernadero no eran algo nuevo. Ya los conocía desde los años setenta. Por tanto, cuando se hizo cargo de la división británica de la empresa en 2004, decidió que Shell debía invertir en energías renovables. Así lo estaba haciendo una de sus mayores rivales, la también británica BP.

Bajo la dirección de Smith, por tanto, Shell comenzó a invertir en biocombustibles de origen vegetal y en energía eólica. Sin embargo, en 2008, la compañía dejó el negocio de los parques eólicos y, de las inversiones en biocombustibles, sólo conservaba una pequeña parte.

Este cambio de estrategia empresarial se produjo, en parte, porque Shell descubrió que se podía extraer gas de la roca pizarra con una nueva técnica. Así que se ha puesto manos a la obra. El gas no es tan contaminante como el petróleo, eso es verdad, pero tampoco es infinito. También se acabará. Pero, hasta entonces, la compañía seguirá intentando duplicar sus beneficios cada año hasta esquilmar por completo el planeta. Smith augura que Shell será una compañía del sector del gas dentro de unos años. Para él, el gas es una energía verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *