Un Nobel de Química apuesta por el reciclaje de carbono

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El mejor método para mitigar los efectos negativos del cambio climático es no emitir gases de efecto invernadero, en especial, dióxido de carbono (CO2). Sin embargo, ante la pasividad de empresas, gobiernos y la sociedad en general para conseguirlo, muchos expertos ven cada vez más factible optar por otros métodos, como enterrar el carbono o convertirlo en otras sustancias a través de un proceso químico.

De este modo, se trata de frenar el calentamiento global mediante el reciclaje del dióxido de carbono en vez de reduciendo sus emisiones. Así de contundente se ha pronunciado el Premio Nobel de Química en 2010, Ei-ichi Negishi, desde Santiago de Compostela, España, a donde ah acudido para participar en el programa ConCiencia.

Según ha destacado Negishi, es preciso descubrir un método para que la catálisis sea rentable económicamente, pues, aunque se conocen elementos como la plata y el oro que podrían servir para ello, su alto coste hace inviable económicamente su uso.

Reciclar el dióxido de carbono es, para el experto, el gran problema de la especie humana. Ha incidido, así mismo, en que, en la naturaleza, este proceso se produce constantemente a través de la fotosíntesis.

Ei-ichi Negishi, nacido en Japón en 1935, es profesor de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos, y consiguió en 2010 el premio de Química por lograr acoplamientos cruzados catalizados por paladio en síntesis orgánica, lo que permitió el establecimiento de una nueva arquitectura molecular, más compleja, aplicable en ámbitos como la agricultura y la medicina.

El profesor de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Ricardo Riguera, que ejerce como padrino del Nobel, ha destacado que su trabajo es tan extraordinario que dio su nombre a la conocida como “reacción de Negishi”, que ya ha pasado a los libros de texto.

El científico japonés ha llamado la atención sobre el poder mágico de la química sintética, usada en la producción textil, en la construcción o en el desarrollo tecnológico, entre otros campos. Hace cien años, los tejidos que conformaban las ropas eran 100% naturales, mientras que, en la actualidad, el porcentaje está en 70% sintético, 30% natural.

Para Negishi, los procesos químicos serán claves para hacer frente al incremento de población mundial, sin que esto signifique olvidarse de los procesos biológicos y naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *