Venden agua de los glaciares de la Patagonia chilena


El capitalismo más radical no se detiene ante nada. Lo importante es vender. No importa el medio ambiente ni el cambio climático, no importa que preciados recursos naturales estén en camino de desaparecer. Si la gente paga más por conseguir una copa con los hielos procedente del glaciar Jorge Montt, no se puede perder esa oportunidad de negocio. Aunque suponga retirar cinco toneladas de hielo del ya menguado glaciar.

El periódico Gulf Times, de Catar, aseguró que el embajador chileno en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Jean-Paul Tarud, tiene un plan para llevar muestras de agua gratis del deshielo natural de los glaciares de la Patagonia chilena. El Gobierno chileno ha desmentido la información.

Sin embargo, el diplomático sí ha reconocido que hay una empresa catarí llamada Fresh Waters-UAE que quiere importar agua dulce a granel de los Campos de Hielo de Chile para embotellarla y venderla. Por otra parte, una empresa chilena llamada Waters of Patagonia se mostró interesada en exportar agua. Parece que todos están de acuerdo en el negocio.

Desde 2005, Waters of Patagonia está solicitando derechos de aprovechamiento de agua en Aysén. En la actualidad, puede explotar 8.000 litros por segundo.

El agua, una cuestión de estado en Chile

Un recurso esencial para la vida como el agua es, en Chile, una forma muy lucrativa de ganar dinero, ya que es un servicio que se privatizó en el anterior régimen, en la última ola de privatizaciones, en la década de los ochenta, cuando gobernaba el país el dictador Pinochet.

El agua de Chile no es para los chilenos. La controlan y gestionan empresas privadas, mientras el calentamiento global, la minería y la explotación forestal sin límites están variando el ciclo natural del agua. A largo plazo, un problema ambiental muy grave.


En realidad, toda la idea de Waters of Patagonia es una aberración ambiental: botellas diseñadas en Francia y confeccionadas en Venecia y agua de Chile para un público exclusivo. No puede estar más alejado del concepto de local y de la responsabilidad social y ecológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *