Alarmante aumento del nivel del mar en la costa atlántica de Estados Unidos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La costa de ciudades tan importantes como Nueva York o Boston y, en general, el litoral atlántico de Estados Unidos, está aumentando su nivel del mar hasta cuatro veces más rápido que la media mundial, advierte un estudio publicado en la revista Nature Climate Change.

Este alarmante fenómeno se produce como consecuencia del cambio climático y tiene nefastas consecuencias para la población, aumentando el riesgo de inundaciones y la erosión de las playas, así como para el entorno, pues amenaza la biodiversidad de las zonas húmedas. Sólo se vería frenado con la construcción de infraestructuras capaces de detener el océano, como diques, rompeolas o pantanos.

Se da el agravante de que estas zonas están densamente pobladas y de que las conclusiones de este estudio del centro estadounidense de vigilancia geológica USGS han asustado por el efecto sorpresa, ya que desdicen las previsiones que se tenían hasta ahora, triplicando y casi cuatriplicando lo previsto de forma global para este siglo.

¿Nueva York, Boston se convertirán en ciudades como Venecia? Todo depende de nuestra capacidad de contener las emisiones de efecto invernadero pues, según apunta Michiel Schaeffer, uno de los científicos que firma el trabajo, “dado que el tiempo necesario para los hielos y las masas de agua reaccionen al calentamiento, nuestras emisiones actuales van a ser determinantes para los niveles de los mares en los próximos siglos”.

El informe examina una franja de mil kilómetros de largo de esta franja desde 1990, y las conclusiones no dejan lugar a duda: el nivel del mar ha aumentado entre 2 y 3,7 milímetros cada año, frente a los 0,6 y 1 milímetros a nivel mundial. Pasito a pasito, esos milímetros acabarán sumando 30 centímetros más que el metro que se estima en promedio mundial para el 2100. La razón de esta diferencia hay que buscarla en el derretimiento del hielo en Groenlandia, que al entrar en el océano Atlántico perturba la circulación de las corrientes del Golfo, elevando el nivel del mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *