Barco solar para estudiar cómo influyen los aerosoles en el cambio climático

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Este barco de 30 metros de eslora, el Turanor PlanetSolar, cuenta con una extensísima terraza con el piso cubierto de paneles solares. El año pasado completó un hito: convertirse en el primer barco solar que da la vuelta al mundo. Ahora tiene un prometedor futuro: servir de transporte a los investigadores dirigidos por Martin Beniston, climatólogo de la Universidad de Ginebra, que están a punto de emprender una expedición que examinará el papel que desempeñan los océanos en el cambio climático.

Bastiaan Ibelings es un ecólogo microbiano de la universidad que participa en el proyecto. Dice que los aerosoles, pequeñas partículas en la atmósfera, desempeñan un papel en la formación de las nubes, el cambio de los patrones de precipitaciones y en la dispersión o absorción de la luz del Sol.

Ibelings añade que esos aerosoles naturales, a menudo provienen del mar. Los aerosoles pueden tener tanto efectos de calentamiento como de enfriamiento. Aunque, en general, la última opción suele ser más probable, así que ayudaría a mitigar el cambio climático. Durante la expedición, los investigadores tratarán de descubrir la relación entre lo que ocurre en el océano, en especial, en la Corriente del Golfo, y la cantidad y composición de los aerosoles. En particular, estudiarán la relación entre la producción de fitoplancton en el océano y la formación de aerosoles por el océano.


El fitoplancton necesita luz para realizar la fotosíntesis y, por ello, se acerca a la superficie del océano. Pero también necesita nutrientes como el nitrógeno que se encuentran a una profundidad mayor. El cambio climático, explica Ibelings, está teniendo, a nivel mundial, un efecto negativo en la producción de fitoplancton, como se ha comprobado a partir de imágenes de satélite.

El calentamiento global afecta al fitoplancton

El anterior fenómeno se explica porque la temperatura superficial del mar aumenta y el derretimiento de los polos reduce el viento frío hacia la superficie del océano. Las aguas más cálidas y menos salinas son menos densas que las aguas más frías con más sal y reduce la disponibilidad de nitrógeno y fósforo para el crecimiento del fitoplancton.

El barco PlanetSolar está equipado con instrumentos para medir de forma continua la temperatura, la salinidad y otras características del agua del mar. El equipo de investigadores está adaptando la nave antes de comenzar su viaje científico. Un viaje que no producirá contaminación gracias a las placas solares, lo que permitirá una medición más exacta de los aerosoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *