Descomunal tormenta de arena en Phoenix, Arizona


La ciudad de Phoenix, en el estado de Arizona (Estados Unidos) ha quedado cubierta por una impresionante tormenta de arena. La nube era de tal tamaño que ha sido captada por las cámaras y se puede ver en diversos vídeos de los medios de comunicación locales. Se ha calculado que la nube de arena ha llegado a tener un tamaño de unos 80 kilómetros. El Servicio Meteorológico Nacional de EE UU señaló que la tormenta traía también vientos de, al menos, 100 km/h. La tormenta de arena estuvo activa durante unos 150 kilómetros. Después, se disipó.

La tormenta dejó coche, calles y mobiliario urbano cubiertos totalmente por arena. La arena voló hasta una altura de un kilómetro. La ciudad fue un caos mientras duró el fenómeno meteorológico: los aviones no podían despegar, en las calles y autopistas se formaron enormes atascos, en los peores momentos no se podía ver más allá de las propias narices.

En realidad, no es raro que se produzcan este tipo de tormentas en la ciudad de Phoenix, pero no de tal magnitud. El clima de la localidad es árido. Habitualmente se superan los 40º C en el mes de julio. Además, durante los meses de abril, mayo y junio prácticamente no cae una gota de agua del cielo. No muy lejos se encuentra un desierto en el que se han llegado a registrar temperaturas de 53º C y donde se han rodado míticas secuencias de películas del oeste.

La magnitud de este evento fue realmente excepcional, ha señalado Ken Waters, meteorólogo coordinador de la zona para el Servicio Meteorológico Nacional. Las personas de más edad que viven en Arizona desde hace treinta años dicen que es la tormenta más grande que han visto nunca.

Su intensidad se explica por un fuerte sistema de tormentas que se desarrollaron al este de Phoenix días antes y una pertinaz sequía que azota la región Arizona, donde algunas áreas no han recibido lluvia desde hace cuatro meses. La sequía en el sur de Arizona es la quinta más extrema en los últimos cincuenta años. Otras ciudades del estado de Arizona, como Avondale, Tempe y Scottsdale, también sufrieron las consecuencias de esta tremenda tormenta de arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *