Después de la sequía llegan las inundaciones a China

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Después de un periodo de terrible sequía en China, han llegado las lluvias torrenciales. Hasta el momento, hay más de cincuenta muertos y unos cuarenta desaparecidos en la provincia central china de Hunan. Las intensas precipitaciones llevan varios días cayendo en once ciudades y prefecturas de la citada provincia de Hunan y ya han afectado a unos tres millones de personas.

Además, estas fuertes lluvias han provocado inundaciones y han sepultado casi veinte mil viviendas rurales. Unos ciento cincuenta mil residentes de toda la provincia han tenido que ser evacuados. Las pérdidas económicas directas se calculan en 2.220 millones de yuanes (unos 237 millones de euros). Algunas zonas de la provincia de Hunan han registrado sus precipitaciones más abundantes en trescientos años.

Un clima cambiante y extremo que ha dejado a muchos agricultores arruinados. Pescadores y ganaderos no han quedado mucho mejor parados. Antes de las lluvias torrenciales que se están produciendo en la región central de China, el país ha estado sufriendo una de las peores sequías de los últimos años. El caudal del gran río Yangtsé alcanzó mínimos históricos. Sólo había recibido un 30% del volumen de lluvia media.

El problema es medioambiental, social y económico. Pocas cosechas aguantarán una sequía y las posteriores lluvias torrenciales y gran parte de la población se quedará al borde de la ruina, mientras que el equilibrio del ecosistema de toda la región puede desajustarse y cambiar el medio ambiente para siempre.

Muchos culpan ya al megaproyecto de la presa de las Tres Gargantas. Desde que comenzó su construcción, fue fuertemente criticado por varios sectores del país y del extranjero como un riesgo medioambiental en el curso del Yangtsé, una zona que antaño era la más fértil y rica en biodiversidad de China. La gran presa, una apuesta política y de promoción arriesgadísima del Gobierno chino pronto ha causado graves problemas de difícil solución, algo que ha reconocido el propio Gobierno.

La presa de las Tres Gargantas es el proyecto hidrológico más grande y caro del mundo, con una potencia de 18.000 megawatios. Algunas organizaciones medioambientales chinas afirman que las aguas de la presa están llenas de residuos y contaminan el agua y, además, ésta impide que discurra el agua a lo largo del Yangtsé. Cuando las compuertas se abren y dejan pasar toneladas de agua para aliviar la sequía, los márgenes del río no pueden asimilar tanta agua de golpe y se empeora aún más el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *