El cambio climático aumenta los parásitos de los lemures de Madagascar


Ya dice la sabiduría popular que no hay enemigo pequeño, y así es hasta para los también pequeños lemures, aunque no lo son tanto como sus parásitos, que no dejan de reproducirse a consecuencia del cambio climático.

Lógicamente, su hábitat natural en la República de Madagascar, donde se ha observado este fenómeno, no es un lugar frío, sino todo lo contrario, por lo que el impacto del calentamiento global se ha dejado sentir con el incremento de la cantidad de parásitos en la especie.

En concreto, el aumento de las temperaturas y el cambio de los patrones de precipitación en la región podría ser la causa de que los parásitos se propagasen y, con su mayor presencia, también se transmitieran más enfermedades, advierten científicos de la Universidad de Duke, en los Estados Unidos.

Mapas para protegerlo

El estudio llevado a cabo al respecto ha creado mapas que predicen la probabilidad de que los parásitos (ácaros, garrapatas y gusanos intestinales) se distribuyan por toda la isla con una u otra intensidad, en función de las proyecciones climáticas para el futuro, hasta el 2080.


La idea es utilizarlos como herramientas que indiquen el riesgo de transmisión de enfermedades entre lemures, que también pueden llegar al ser humano. De este modo, se obtiene una información que permite tomar medidas a tiempo para atajar los problemas que se deriven del constante cambio climatológico de la isla.

Además del cambio climático, los lemures sufren muchas otras amenazas. Su supervivencia está en jaque por la deforestación de su hábitat para la agricultura y el pastoreo, así como por la caza clandestina. Es por ello que se intenta preservar su salud para que las enfermedades no acaben siendo otro grave problema para ellos y, por lo visto, en esta ocasión también para la salud pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *