El cambio climático preocupa más a las empresas


La preocupación empresarial por el cambio climático parece que va en aumento, pasando de un escepticismo manifiesto, y hasta insultante, a un naciente estado de preocupación actual, que empieza a medirse y divulgarse gracias a interesantes estudios como el último que ha realizado Carbon Disclousure Project.

Eso sí, vaya por delante que preocupa más porque los fenómenos meterológicos extremos están dando fuerte, es decir, ocasionando pérdidas millonarias, que por la tan necesaria responsabilidad social que deberían tener las empresas con el entorno. Así, únicamente mirando la peseta deciden subirse al carro de la lucha contra el cambio climático.

Yendo a las cifras, de acuerdo con el citado estudio, que mide la transparencia a la hora de informar sobre las emisiones de 379 empresas en el mundo, de las que el 78 por ciento han incluido el cambio climático a sus estrategias, lo que supone el 10 por ciento más de entidades que el año pasado.

En pocos años se ha logrado una buena reducción, que representa el 13,8 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero: desde los 3.600 billones de toneladas métricas registradas en 2009 hasta los 3.100 millones de toneladas métricas del 2012. Este descenso equivaldría, para hacernos una idea, al cierre de 227 centrales eléctricas a gas o a la retirada de las carreteras de 138 millones de automóviles.

Tal y como reconoce el consejero delegado de CDP, Paul Simpson, “las condiciones climáticas tan extremas están provocando graves daños económicos para los mercados, por lo que los inversores esperan que las compañías se tomen bastante más en serio las cuestiones climáticas”.

Carbon Disclosure Project (CDP) es una organización sin ánimo de lucro que permite medir datos de polución y de impacto medioambiental mediante un sistema internacional que pueden utilizar tanto las empresas como las ciudades. Lógicamente, si se hubiera reaccionado antes, cuando los científicos predicaban en el desierto, nos evitaríamos estas reacciones a la desesperada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *