El cambio climático provoca que aumenten las alergias


El alergólogo almeriense Juan José Zapata, especialista de la Sociedad Andaluza de Alergología e Inmunología Clínica (AlergoSur), ha advertido de que factores como el cambio climático o la contaminación están aumentando peligrosamente los casos de alergia en España, sobre todo, en el sur del país.

El fenómeno de la desertificación afecta, pues, a la salud de las personas. Es importante seguir desarrollando técnicas de inmunoterapia, creando vacunas alergénicas contra la picadura de insectos, contra las alergias a determinados alimentos y contra los pólenes. Pero mucho más esencial es combatir el cambio climático y preservar en buenas condiciones el medio ambiente.

Zapata ha destacado que las vacunas alergénicas consiguen erradicar la alergia en los pacientes que esté bien diagnosticados. La vacuna alergénica consiste en administrar precisamente el alérgeno que causa la reacción adversa en dosis cada vez más altas.

Ha advertido, así mismo, del aumento de las alergias en la actualidad. Hace veinte años se hablaba de que del 5 al 10% de la población andaluza era alérgica. Ahora, se estima que la cifra ha llegado al 33%.

En la última reunión anual de Alergosur, celebrada en Almería, se ha analizado el fenómeno de la desertificación en el sur de España como causa del avance de los pólenes de las quenopodiáceas, la tercera causa más frecuente de alergia en España después de la del olivo y las gramíneas.

También se ha descubierto que el uso de abejas y abejorros para polinizar las frutas y hortalizas de los invernaderos también provoca un aumento del número de pacientes alérgicos a las picaduras de estos insectos.

En la mayoría de las provincias andaluzas, el aumento de la desertificación de los suelos, provocado por el cambio climático, está afectando a la flora de la región. Esto supone un incremento de pólenes, pero, sobre todo, el de las quenopodiáceas. Este fenómeno puede extenderse hacia otras zonas de España ya que viene provocado por el deterioro general del suelo.

Los síntomas, por otra parte, se están prolongando en el tiempo y permanecen hasta septiembre u octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *