El cambio climático reduce la productividad del trabajo al aire libre

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los eventos extremos que nos trae el cambio climático provocan catástrofes naturales que preocupan por las pérdidas millonarias que implican, pero son las elevadas temperaturas y la mayor humedad ambiental la responsable de otro tipo pérdida no menos importante: una menor productividad del trabajo al aire libre.

En efecto, si los huracanes o las inundaciones, incluso las sequías son una devastadora consecuencia del cambio climático, también las interminables olas de calor que éste ocasiona y, en general, el aumento en el promedio de las temperaturas afectan a la economía de muchas regiones del mundo.

No sólo lo hacen por las consecuencias que tiene para la pérdida de cosechas, por ejemplo, sino por otro aspecto importante a menudo olvidado, como es el estrés térmico en las jornadas laborales. Según un estudio publicado en la revista Nature Climate Change, la capacidad de trabajo en actividades expuestas a este factor ha disminuido en un 10 por ciento durante los meses más calurosos.


El futuro es bastante peor. De acuerdo con las previsiones efectuadas por el estudio, llevado a cabo por la Agencia Americana Oceánica y Atmosférica (NOAA)de aquí al 2050 el porcentaje podría rondar el 20 por ciento. Al mismo tiempo, durante ese mismo periodo de tiempo se espera una subida de las temperaturas de entre 1,4 y 1,7 centígrados, junto con una simultánea subida del 11 por ciento de la humedad.

Profesiones y regiones más afectadas

Los agricultores, obreros y demás trabajadores de la construcción, así como las fuerzas armadas son algunos de los principales sectores profesionales que sufren este problema. Por su parte, los países señalados como más vulnerables son los que se encuentran en zonas como la península arábica, el subcontinente indio, el sudeste de Asia, el norte de Australia y también el Caribe.

Sólo podría modificar estas previsiones un recorte de emisiones de efecto invernadero o progresos tecnológicos que detuvieran de forma significativa el avance del cambio climático, apuntan los mismos investigadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *