El aire acondicionado: gran aliado para combatir la ola de calor

aire-acondicionado-habitacion
Este año la llegada del verano ha tardado un poco más de la cuenta. Hace tan solo unas semanas se producían tormentas en diferentes puntos de España. Pero al fin el calor ha llegado, aunque lo ha hecho con tal fuerza que toda la península se encuentra sumergida en plena ola de calor. Los españoles están pendientes a las previsiones meteorológicas para ver si las altas temperaturas dan al menos una pequeña tregua.

No obstante, los más afortunados cuentan en su hogar con sistemas de aire acondicionado, los cuales les ayudan a mantener su hogar fresco al margen del calor exterior. Pero, por otro lado, según el “I Barómetro de la Energía”, más de la mitad de los hogares españoles no disponen de aire acondicionado, exactamente el cincuenta y dos por ciento, lo cual llama mucho la atención si se tiene presente que España es uno de los países más calurosos en la época estival.

Qué tener en cuenta a la hora de comprar un aire acondicionado

El estudio antes mencionado también indica que los españoles que sí poseen aire acondicionado en su vivienda tienen en cuenta una serie de aspectos a la hora de decantarse por un sistema u otro. Entre los más destacados se encuentra la eficiencia energética, como así lo ha indicado el setenta y ocho por ciento de los encuestados. Le siguen otros aspectos como la relación calidad-precio y que sean silenciosos.

Pero al margen de esos datos, lo fundamental para ese porcentaje de españoles que poseen un aparato de aire acondicionado en su casa es que la factura de la luz no se dispare de manera desorbitada. Para conseguirlo es preciso seguir una serie de consejos.

¿Qué hacer para ahorrar con el aire acondicionado?

A pesar de que se prometió hace ya un año que los precios de la electricidad disminuirían de manera considerable, lo cierto es que a día de hoy no se ha conseguido darle un giro a la situación, y estos precios continúan siendo demasiado altos, lo cual queda reflejado en la factura de la luz. Por este motivo es aconsejable moderar el uso del aire acondicionado.

Las personas que cuentan con estos aparatos en su vivienda deben saber que la ubicación del mismo es muy importante. Si se instala en un sitio estratégico en el cual no exista una pérdida de refrigeración, se logra un uso eficiente. Igual sucede a la hora de elegir el sistema de aire acondicionado, siendo preferible escoger uno que aporte mayor eficiencia en el gasto.

A continuación, es necesario averiguar la temperatura idónea a la que poner el aparato. Las asociaciones de consumo y los Organismos Oficiales recomiendan que esta oscile entre los veinticuatro y los veintiséis grados. Esto hará que el ambiente sea lo suficientemente fresco al mismo tiempo que se optimiza el gasto de luz.

En el caso de que se decida poner el sistema de aire acondicionado a una temperatura por debajo de los veinticuatro grados, lo único que se consigue obtener es una sensación de frescura inmediata, pero esta acción no es nada recomendable si el aparato va a estar conectado durante mucho tiempo, ya que el importe de la factura de la luz puede subir como la espuma.

aire-acondicionado

Los ventiladores y otros métodos para conseguir un ambiente fresco en casa

También se pueden seguir otra serie de trucos para lograr que la vivienda se mantenga fresca. El individuo puede ventilarla en las primeras horas del día, así como crear un espacio de oscuridad de tal modo que el Sol no incida directamente en las ventanas, ya que esto generaría aún más calor.

Por lo tanto, las ventanas deben estar cerradas y las persianas bajadas. Las puertas también deben cerrarse de manera estratégica para que así el fresco se disperse por las zonas deseadas, y no por aquellas estancias en las cuales no va a pasar mucho tiempo el individuo.

El color de las cortinas también es muy importante, ya que, si se eligen tonalidades oscuras con el fin de dar más sombra a la estancia, lo único que se consigue es que la concentración de luz solar sea mayor, lo cual provocará mayor sensación de calor en la vivienda. Por este motivo se recomiendan las tonalidades claras.

Aquella persona que no tiene a su disposición un sistema de aire acondicionado puede recurrir a los ventiladores para sofocar su calor. Para ello es preferible que coloque este aparato en una de las esquinas de la habitación en la que se encuentre, siempre de cara a ella, y que coloque un bol con hielo delante del mismo para conseguir una temperatura más fresca. Al igual que sucede con los sistemas de aire acondicionado, tanto las puertas como las ventanas deben permanecer cerradas para evitar que el aire frío salga al exterior y que el caliente penetre al interior.

Prueba a dormir de lado si el calor no te deja conciliar el sueño

Con estas temperaturas tan elevadas, la hora de irse a la cama puede convertirse en un verdadero suplicio. Las sábanas se pegan al cuerpo y dan todavía más calor. A esto hay que sumarle la humedad del ambiente, la cual hace que el individuo sude en todo momento. Y es que ni siquiera mantener las ventanas abiertas hace que se pueda conciliar el sueño, ya que apenas entra aire fresco, lo único que se cuelan son los mosquitos, por lo que al sofoco del calor hay que agregarle el agobio del picor de las picaduras de estos molestos insectos.

Sin embargo, los expertos indican que la postura elegida al dormir ayuda a combatir el calor. Dormir de lado hace que haya menos parte del cuerpo en contacto con las sábanas, lo que aumenta la sensación de frescor. Además, también aconsejan dormir una siesta breve en las horas en las cuales el calor más aprieta, ya que de este modo se ayuda al organismo a reponerse de las altas temperaturas y a descansar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *