El capitalismo más ortodoxo también quiere ser respetuoso con el medio ambiente


Cada vez más empresas se deciden a renovar sus viejos coches contaminantes propulsados por combustibles fósiles, bien con automóviles híbridos, bien con coches impulsados por electricidad. Se evitará así la emisión de una enorme cantidad de dióxido de carbono al año, pues muchos de estos coches recorren grandes distancias cada día.

General Electric va a renovar su flota corporativa comprando 25.000 autos eléctricos para 2015. Además, también quiere ofrecer a algunos de sus clientes la posibilidad de adquirir uno de estos coches en leasing. De este modo, se acelerará la aceptación de la nueva tecnología.

General Electric es una de las mayores empresas estadounidenses. Está altamente diversificada. Tiene negocios en energía, agua, transporte, salud, servicios de financiación y medios de comunicación. Más de trescientas mil personas trabajen en GE en todo el mundo. Por tanto, que una empresa de estas características tome una decisión así puede ser muy significativo y convertirse, a la postre, en un modelo para que empresas más pequeñas la imiten en el futuro. En principio, la empresa prevé comprar 12.000 autos fabricados por General Motors, incluyendo el Chevrolet Volt. Pero comprará de otras marcas según vayan saliendo al mercado.

Por supuesto, la división de energía de General Electric fabrica equipos para la red de suministro eléctrico que carga las baterías de este tipo de autos. Además, posee una participación en el fabricante de baterías A 123 Systems. GE ha estimado que sus ingresos por negocios con coches eléctricos puede llegar a los 500 millones de dólares (unos 376 millones de euros) durante los próximos tres años.

Los coches híbridos y eléctricos entrarán en las flotas de vehículos y camiones de GE usados por el personal y serán comercializados por GE Capital, su división financiera, que ofrecerá acuerdos de leasing a otras empresas. De este modo, tanto GE como las empresas que se acojan a este modo de financiación de los coches podrán recortar costes y emitir menos dióxido de carbono a la atmósfera.

El capitalismo puro y duro también quiere apuntarse un tanto en el respeto al medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *