El clima más extremo en toda la historia de Estados Unidos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Estados Unidos esta sufriendo algunos de los desastres climáticos más extremos en toda su historia: mortales tornados, inundaciones sin precedentes, sequía, incendios forestales… y aún tiene que transcurrir el verano con la época de los huracanes, a menudo letal en la zona del golfo de México. Se calcula que los daños causados ​​por estos desastres han costado unos 32.000 millones dólares.

Expertos consultados por el Gobierno de Estados Unidos han afirmado que la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos se ha incrementado en las últimas dos décadas, en parte, como resultado del calentamiento global causado por la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera. Dicho de otra forma, en parte, es culpa de la actividad del ser humano.

Sin embargo, no hay un consenso en la comunidad científica. Algunos recuerdan que estos destructores patrones climáticos están regresando a los que se producían a principios del siglo XX. En la primera parte del siglo pasado, hubo también una tendencia a un clima extremo, pero fue seguida por un par de décadas tranquilas, ha afirmado Thomas R. Karl, director del Centro Nacional de Datos Climáticos de la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration).

La citada organización acaba de presentar un nuevo informe sobre fenómenos climáticos extremos. El planeta se calienta más que antes y, como consecuencia de ello, aumentan las precipitaciones extremas porque se evapora más agua de los océanos. También avisó de que el dióxido de carbono se acumula en la atmósfera y calienta el planeta, lo que llevará a que las sequías aumenten en frecuencia e intensidad. Pero también añadió que es difícil asegurar con una certeza absoluta que la sequía que padecen algunas regiones de Estados Unidos sea culpa del hombre.

Kevin Trenberth, otro distinguido científico de la NOAA, dijo que el efecto invernadero causado por la quema de combustibles fósiles (sin duda, causado por las actividades humanas) se suma a la variabilidad natural del clima y da como resultado que los desastres climáticos ocurren con más frecuencia. Este científico ve esto como una advertencia clara ante el futuro. Una advertencia a la que podemos o no hacer caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *