Emisiones negativas de carbono combinando captura de CO2 y biomasa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La lucha contra el cambio climático se desarrolla en varios frentes. Uno de ellos, que parece que está teniendo cada vez más defensores es la captura y almacenamiento de carbono. En Decatur, Illinois, en una planta de producción de etanol de la compañía Archer Daniels Midland Company, se capturan más de 300.000 toneladas de dióxido de carbono cada año, se comprimen y se transforman en líquido y se transporta a un lugar cercano. Después, se bombea al interior de la tierra.

La bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS, por sus siglas en inglés), es un método similar al tradicional CCS (Captura y Secuestro de Carbono). Pero hay una diferencia: quieren conseguir, no sólo una huella de carbono neutra, sino negativa. Regenerar la atmósfera.

La técnica BECCS no se ha diseñado para capturar carbono de las emisiones de centrales que usan combustibles fósiles como el carbón, sino en fábricas con menores emisiones de carbono, como plantas de elaboración de etanol o de biogás, o instalaciones de fabricación de pulpa y papel, con la ayuda centrales eléctricas alimentadas por biomasa.

Utilizando BECCS se consiguen emisiones negativas de carbono o, dicho de otro modo, limpiar el aire de carbono. La biomasa que se usa en una planta de etanol, por ejemplo, ya ha secuestrado parte del carbono a través de la fotosíntesis. Si las emisiones de CO2 que aún quedan se recogen y almacenan, para utilizarlas después, se logra esa emisión negativa de carbono.

De momento, la tecnología BECCS precisa de una enorme inversión para construir las plantas (o bien modificar las existentes), capturar el CO2 y almacenarlo en el suelo. Pero medioambientalmente compensa.

El objetivo es ambicioso: estabilizar las emisiones de dióxido de carbono en todo el mundo y frenar el cambio climático. La cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera sigue creciendo a pesar de las medidas tomadas hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *