Frenar el calentamiento global no es suficiente

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cuanto más tiempo pase sin que hagamos nada para mitigar el cambio climático, el problema será más difícil de solucionar. Por eso no podemos esperar más. Hasta ahora, las medidas internacionales para mitigar el fenómeno se han centrado en limitar el aumento de temperatura.

Pero la temperatura no es la única variable que hay controlar. También hay que frenar el aumento del nivel del mar, la acidificación del océano y la pérdida de la productividad en la agricultura, entre otros. Por tanto, la disminución de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) tienen que reducirse más de lo previsto. Es la recomendación de un estudio publicado en la revista Nature y elaborado por científicos de la Universidad de Berna.

La relación entre el aumento de emisiones de CO2 y el aumento global de temperatura es directa. El límite para no llegar a una catástrofe incontrolable es que la temperatura no aumente más de 2 ºC respecto a la época preindustrial. Parece cada vez más difícil lograr este objetivo. Pero según el nuevo estudio, incluso eso no será suficiente.

El sistema climático afecta a la atmósfera, la hidrosfera, la biosfera, la geosfera y sus interacciones; afecta a la sostenibilidad de los ecosistemas y la producción de alimentos. Todo ello puede quedar dañado de forma irreparable aun antes de alcanzar esos 2 ºC de aumento de temperatura.

La acidificación es el mayor problema


Según los investigadores, las emisiones de CO2 tienen que bajar de forma mucho más radical que la prevista hasta ahora. En particular, frenar la acidificación de los océanos es particularmente difícil.

Para lograr una mayor reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, los investigadores señalan que hay que tener en cuenta que el problema se ha convertido en una cuestión social y política. El constante aumento de las emisiones de CO2 está limitando cada vez más las opciones de actuar.

Ya hay eventos climáticos extremos, como inundaciones y olas de calor, que sirven de aviso. Sin embargo, se están produciendo otros cambios en la tierra que aún no conocemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *