Glaciarium, el primer museo del hielo


El cambio climático no es ya sólo un problema real que pocos se atreven a negar, sino que se está convirtiendo en un fenómeno social. Prueba de ello es la inauguración del primer museo del hielo del mundo. Pero, de algún modo, no deja de resultar una noticia que invita al pesimismo, ya que muchos museos albergan colecciones de arte de artistas muertos o tratan de fenómenos pasados, que ya no existen, como los de Historia, Antropología… ¿Es éste un primer indicio de que el hielo desaparecerá de este planeta? Dentro de unos años, quizá siglos, ¿será en museos como éste los únicos lugares del mundo donde se pueda ver hielo producido por la naturaleza?

El museo del hielo, bautizado como Glaciarum, tratará de representar e informar de la magnitud de los hielos patagónicos. Está ubicado en Argentina, en la localidad de El Calafate, a una distancia de unos ochenta kilómetros del Parque Nacional Los Glaciares. No en vano la ciudad es conocida como la capital nacional de los glaciares. Es la ciudad más cercana del famoso Glaciar Perito Moreno, declarado, al igual que el parque, Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco en 1981.

El museo Glaciarium será un centro especializado en la interpretación del comportamiento y evolución de los glaciares y su entorno. Su objetivo es, pues, ampliar la información sobre el fenómeno glaciológico, sobre su remoto pasado y su realidad actual, para conocer su futuro y, a ser posible, conservarlo. Además, quiere promocionar la experiencia de visitar el Parque Nacional Los Glaciares mostrando la grandiosidad, la belleza y la extensión de este entorno.

El nuevo museo se sitúa en un bonito enclave, a orillas del Lago Argentino. Es un edificio de 2.500 metros cuadrados y en su diseño arquitectónico se ha tratado de representar la forma del glaciar. La fachada, en concreto, se parece a los picos del glaciar Perito Moreno. La localidad de El Calafate ya es visitada por más de trescientos mil turistas cada año. Se espera que la cifra aumente y que, a partir de ahora, disfruten del museo y se lleven consigo la importancia que suponen para el mundo y el medio ambiente estos fenómenos de la naturaleza.

Una de las salas del museo está dedicada al cambio climático. Cuenta con un túnel de veintiocho proyectores que ofrecen al visitante imágenes sobre esta problemática. También cuenta con un auditorio donde se proyectarán ciclos audiovisuales, como el Green Film Fest. En el sótano, un sorprendente bar de hielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *