La importancia de la educación ambiental

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Una de las instituciones más prestigiosas encargadas de estudiar el clima y el medio ambiente se encuentra en Colombia. Muchas personas de aquel país la conocen por sus predicciones meteorológicas, pero el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) cumple muchas más funciones.

Ubicado en el centro de la capital colombiana, Bogotá, en el Ideam trabajan un nutrido grupo de científicos y expertos que analizan los procesos naturales que determinan el ciclo del agua, así como los pronósticos del tiempo y la vigilancia del comportamiento de los fenómenos climáticos y de las condiciones mareográficas.

En el Ideam también se estudia el estado ambiental de los ecosistemas y los efectos ocasionados por la acción del hombre en ellos, así como los recursos naturales renovables y toda la información meteorológica.

El importante trabajo que se lleva a cabo en el Instituto es un referente para América Latina, pero también en el ámbito internacional, ya que forma parte del Fondo Mundial de Adaptación de Cambio Climático, en las Naciones Unidas, y es representante permanente ante la Organización Meteorológica Mundial y punto focal del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Una de los retos a los que se enfrenta el Ideam es la concienciación de los propios colombianos. Para sus responsables, la educación y la formación de públicos, especialmente el infantil, sobre el cambio climático es un elemento clave para que, en un futuro, se tomen acciones con responsabilidad. La educación ambiental se ha convertido en una pieza clave de la formación y es imprescindible para una sociedad en armonía con la naturaleza.

En este sentido, el Ideam ideó un cuento infantil titulado El viaje de Paula, en el que se enseña, a través de unos divertidos personajes, la importancia que tienen los niños en la naturaleza. Es un encuentro entre un niño sabelotodo de once años que vive hoy y una pequeña de la misma edad que vive en el 2070. En este viaje al futuro, el niño de nuestra época ve que el páramo se está muriendo. Los dos protagonistas tratarán de salvarlo. ¿Lograrán salvar el planeta las nuevas generaciones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *