La sequía en Inglaterra no será una excepción

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El sur de Inglaterra sufre una sequía tan pertinaz que las autoridades han prohibido el uso de mangueras para regar los jardines. Pero, además, las compañías que gestionan el agua han advertido que la medida se puede prolongar un año más.

La prohibición, que acaba de entrar en vigor, permanecerá activa aunque llueva en los próximos meses. Es una de las muchas medidas que se están poniendo en práctica para hacer frente a la sequía del país, que hace una semana se extendió a Yorkshire. Una portavoz de Veolia Water, una de las siete empresas que han impuesto la prohibición, ha señalado que es bastante probable que la prohibición continúe durante todo el verano e, incluso, hasta final de año.

Si la lluvia se mantiene en niveles tan bajos como los de este año, durante el invierno que viene, las compañías se verán obligadas a considerar la prolongación de la prohibición de regar con manguera en el año 2013.

La sequía ha sido causa por las pocas precipitaciones que se han producido durante el invierno y, especialmente, durante los meses clave que se conocen como el “período de recarga”. Durante los últimos dos años, las precipitaciones durante ese periodo ha sido un 60% respecto a los niveles normales. Los ríos están a niveles tan bajos como los vividos durante la sequía de 1976.

La lluvia que cae en los meses de verano es menos eficaz en la reposición de los depósitos, ya que el agua es inmediatamente absorbida por la tierra seca y la vegetación circundante. La lluvia que caiga durante el verano no va a contribuir a la recarga natural, ha comentado Veolia Water, que provee a las regiones que rodean Londres y a Kent.

Cuando los niveles de agua bajan mucho, las empresas gestoras de agua se ven obligadas a solicitar permisos de sequía a la Agencia de Medio Ambiente, que les permite tomar más agua de las fuentes para volver a llenar los embalses agotados. Para estas empresas, es el siguiente paso después de la prohibición de usar mangueras.

En las regiones más afectadas del Reino Unido, como las zonas en Rutland y Surrey, ya se han solicitado esos permisos. Pero la Agencia de Medio Ambiente insiste en que sólo se concederán si las compañías de distribución de agua han tomado otras medidas para reducir el consumo de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *