La UE reducirá la emisión de gases fluorados

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La Comisión Europea ha dado un paso más hacia su objetivo de mitigación del cambio climático en el largo plazo. Se trata de una propuesta para reducir las emisiones de gases fluorados. Este de emisiones tienen un efecto de calentamiento de hasta 23.000 veces más potente que el dióxido de carbono (CO2) y han aumentado un 60% desde 1990. Por tanto, es esencial su reducción.

El Reglamento propuesto tiene como objetivo reducir los niveles actuales de las emisiones de gases fluorados en dos tercios para 2030. Además, prohíbe el uso de gases fluorados en algunos equipos nuevos, como los frigoríficos domésticos, para los que ya existen alternativas medioambientalmente más responsables.

Los gases fluorados se utilizan para fabricar aparatos de refrigeración y aire acondicionado, así como equipos eléctricos, aerosoles de gas, espumas de aislamiento y extintores de incendios. Se emiten a la atmósfera a partir de las instalaciones de producción, el uso de los aparatos e, incluso, al arrojarlos a la basura.

Connie Hedegaard, comisaria europea de Acción por el Clima, ha declarado que esta nueva iniciativa se impulsa cuando se cumple el vigesimoquinto aniversario del Protocolo de Montreal. La nueva legislación redundará en beneficio del clima y brindará nuevas oportunidades de negocio ahora que se pueden fabricar productos más respetuosos con el clima.

La propuesta prevé una eliminación gradual que limita, a partir de 2015, la cantidad total de los grupos más importantes de gases fluorados, los hidrofluorocarburos (HFC), que pueden comercializarse en la Unión Europea y los reduce, por etapas, a una quinta parte de las ventas en 2030 respecto a la actualidad. Con una medida similar se logró dejar de emitir las sustancias que dañaban la capa de ozono.

Europa, líder en la lucha ante el cambio climático

La UE apoya la actuación internacional en materia de HFC en virtud del Protocolo de Montreal. La medida propuesta prevé y facilita un acuerdo sobre el cese gradual en todo el mundo de la producción y el consumo de HFC, que se debatirá en la 24ª reunión de las Partes en el Protocolo de Montreal.

Mediante el establecimiento de un marco normativo adecuado, los consumidores de la UE y los usuarios comerciales de aparatos pueden liderar el cambio y estimular el desarrollo tecnológico en todos los sectores que utilizan gases fluorados en la actualidad, lo que se traducirá en un aumento de las cuotas de mercado de las empresas que aprovechen la oportunidad para crear productos y aparatos respetuosos con el clima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *