Langostas caníbales por el cambio climático

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El calentamiento global no perjudica a todos los animales. Al menos, en el corto plazo. Es el caso de las langostas, que tienen más crías cuando el agua aumenta de temperatura. Pero la naturaleza es sabia y sabe cómo regular el fenómeno, aunque, a veces, use métodos un tanto crueles.

El calentamiento de las aguas hace que las langostas sean más grandes y produzcan más descendencia. En el golfo de Maine, en la costa atlántica de Estados Unidos, la última década ha sido la más cálida desde que se tienen registros. Por otra parte, hay una sobrepesca de los depredadores de la langosta, de modo que la población de langostas en la zona crece sin freno. Según el investigador Noah Oppenheim, estudiante graduado de la biología marina en la Universidad de Maine, para controlar esta superpoblación, las langostas están recurriendo al canibalismo.

Ya se habían dado casos de canibalismo en langostas de criadero, pero nunca se habían documentado casos en la naturaleza. Oppenheim colocó cámaras en un lugar donde abundan estos crustáceos y comprobó que algunas langostas comen ejemplares de su misma especie.

En realidad, esperaba que fueran los depredadores naturales (el bacalao, el arenque y otros peces) los que se comieran a la langosta. Pero se llevó una enorme sorpresa cuando vio las imágenes y pudo comprobar que el depredador era otra langosta.

Precios al nivel de la Gran Depresión


Quizá en otras regiones, la langosta sea un plato exquisito y caro. Pero en la región del golfo de Maine hay tal sobrepoblación que los precios han bajado hasta niveles similares a los de la Gran Depresión. Una desgracia para el sector. Y podría ser peor, como ocurrió en el sur de Nueva Inglaterra, donde se vivió una situación similar a finales de la década de los noventa del siglo XX, para luego casi desaparecer y dejar a los pescadores locales de langostas sin trabajo.

La dependencia de la industria ante la langosta es muy grande: hay una abundancia del crustáceo, pero las poblaciones del resto de especies disminuyen. El equilibrio del ecosistema se tambalea y afecta a la economía local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *