Las adorables nutrias, una de nuestras armas más eficaces contra el cambio climático

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las nutrias marinas tienen una estampa perfecta para protagonizar lindas fotos, pero su simple presencia causa auténtico pavor a los erizos de mar, que no las ven tan adorables como nosotros. Curiosamente, este espanto que les provocan las convierte en una de nuestras más eficaces armas para detener el calentamiento global.

Según publica la revista Frontiers in Ecology and the Environment, un nuevo estudio realizado en la Universidad de California concluye que estos animales son una de nuestras armas más eficaces contra el cambio climático, simplemente, porque les gusta comer erizos de mar.

De acuerdo con el curioso estudio, la cosa sucede de la siguiente manera: los erizos de mar suelen alimentarse con las algas que encuentran en los bosques submarinos, pero al detectar la cercanía de las nutrias escapan a correr y acaban escondiéndose en el fondo del mar, donde han de comer restos marinos. Así, renunciar a comer estas algas es lo que consigue preservar esos pastos o bosques de algas, a la postre grandes captores del CO2 de la atmósfera.

Así es como, de pura carambola, las nutrias actúan de escudo protector de este esencial tesoro, que logra preservarse gracias a ellas. Pero eso no es todo, porque la dimensión de la noticia es, precisamente, la escala a la que podría colaborar y el cambio de enfoque que supondrá en futuras investigaciones.

El hallazgo, por lo tanto, es pionero en el estudio del cambio climático, pues hasta ahora los modelos y métodos empleados para estudiar los sumideros de carbono dejaban fuera a los animales, “cuando en realidad contribuyen en varias formas al ciclo del carbono, y esto podría tener un gran impacto“, advierte el profesor Chris Wilmers, director del trabajo.

El informe estudió el papel de las nutrias que viven cerca de la isla de Vancouver en el ciclo de carbono, y lo hizo mediante datos recopilados a lo largo de 40 años que permitieron concluir que estos animales son claves en la dinámica de los ecosistemas naturales circundantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *