Lo que opinan los indígenas andinos sobre el cambio climático


En marzo se reunieron en la capital de Perú, Lima, dirigentes y líderes de los pueblos y naciones indígenas, en el marco del Seminario sobre Cambio Climático y preparación para Rio+20, organizado por la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI). Durante dos días, las comunidades indígenas de Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú, pusieron sobre la mesa las diferentes problemáticas ambientales y sociales existentes en sus países y unificaron sus puntos de vista sobre problemas comunes.

En la la Región Andina, tanto los gobiernos abiertamente neoliberales como los llamados alternativos o progresistas coinciden en desarrollar una política capitalista neoliberal que saquea y depreda la Madre Tierra, vulnera los derechos humanos y colectivos de los pueblos indígenas y criminaliza a sus líderes, autoridades y dirigentes.

Los Gobiernos, de uno y otro signo, están financiados por la derecha. A menudo, los líderes indígenas son perseguidos penalmente por delitos como el sabotaje, el secuestro, el terrorismo y la tentativa de homicidio.

En toda la región los recursos naturales están afectados por estas políticas neoliberales. En especial, el agua, los territorios y los derechos de los pueblos indígenas. No se respeta el derecho a la consulta y el consentimiento previo, libre e informado reconocido por las leyes internacionales.

Un asunto de especial importancia es la crisis climática. Según los indígenas, es una crisis de la propia civilización que pretende ser resuelta profundizando en sus causas, apelando a las falsas soluciones que dependen de los mecanismos de mercado que han causado la crisis. Se repite el error. Por ejemplo, en la Reducción de Emisiones de la Deforestación y Degradación (REDD) y la llamada economía verde, que sólo son formas de cubrir con un tinte ecológico los problemas de fondo.

En especial, los indígenas exigen el cese de la criminalización y la persecución policial y judicial de los líderes, dirigentes y autoridades de los pueblos indígenas y sus organizaciones. Además, demandan políticas públicas efectivas que garanticen la intangibilidad de las cabeceras de cuenca, los glaciares, las zonas vulnerables como los páramos y bosques de neblina, prohibiendo toda actividad extractiva o megaproyecto que afecte a estos lugares.

También rechazan las falsas soluciones al cambio climático, basadas en los mecanismos del mercado. La respuesta debe ser política, económica y cultural. La tecnología sólo es un medio, no una solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *