Más deforestación, menos lluvia


La deforestación es un grave problema para el medio ambiente. Pero ahora se ha descubierto que, además, puede variar el clima, reduciendo las lluvias en los trópicos. Esto produciría graves consecuencias para la población en la región y en zonas vecinas, según han señalado investigadores de la Universidad de Leeds, Inglaterra, y del Centro de Ecología e Hidrología del Consejo de Investigaciones Ambientales del Reino Unido (NERC).

El aire que pasa sobre las zonas de bosque tropical produce, al menos, el doble de lluvia que el que se desplaza sobre zonas de poca vegetación. En algunos casos, los bosques contribuyen a aumentar las precipitaciones a miles de kilómetros de distancia. Por tanto, si continúa la deforestación, lloverá menos. Los autores del estudio han calculado la deforestación que se producirá en los próximos años y aseguran que la destrucción del bosque tropical podría reducir las lluvias en la cuenca amazónica, en el 2050, hasta en un 21% durante la estación seca.

Ocurre en la Amazonia y en las selvas de la República Democrática del Congo. Son regiones donde un gran número de personas depende de esas lluvias para subsistir. La catástrofe podría ocurrir a miles de kilómetros de países vecinos.

El bosque amazónico afecta las lluvias que se producen en el sur de Brasil, así como en Argentina, Uruguay y Paraguay. Esto se debe a los vientos alisios que llegan desde el Océano Atlántico al continente y arrastran humedad hacia el interior de la América del Sur tropical. Además de esa humedad procedente del Atlántico, la vegetación amazónica crea su propia humedad a través de un proceso de evapotranspiración de ríos, plantas y árboles. La humedad es transportada por los vientos en dirección a los Andes. Así, parte de la lluvia que se produce en la cuenca del Río de la Plata, incluyendo el sur de Brasil, viene de la Amazonia.

Los autores del nuevo estudio han usado datos obtenidos por los satélites de la NASA sobre vegetación y precipitaciones, además de un modelo de predicción de patrones en los movimientos del viento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *