Microsoft se compromete a ser neutra en carbono


Microsoft tiene envidia de Google. Pero envidia sana. O, en este caso, envidia medioambiental. Las empresas se están dando cuenta de que actuar con criterios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente es tenido muy en cuenta por parte de los clientes.

A este respecto, el gigante informático estadounidense Microsoft se ha comprometido públicamente a tener un balance neutro en su cuota de carbono durante su próximo ejercicio fiscal, que comienza en julio de 2012. El objetivo no es sólo medioambiental, sino también económico: anular en lo posible el coste que supone la compensación de esas emisiones de carbono. (Gobierno de España: toma nota.)

La iniciativa se ha dado a conocer después de que la organización de defensa del medio ambiente Greenpeace hiciera un llamamiento expreso a la empresa Microsoft (y también al gigante de venta a través de internet Amazon) para que usen energías limpias en los servicios de informática que tienen subcontratados. Amazon y Microsoft han sido acusados de consumir demasiada energía proveniente de fuentes sucias como la nuclear y el carbón.

Microsoft, Amazon, Apple y Twitter son las empresas que han sacado una mala nota en el informe de Greenpeace sobre el impacto del sector de nuevas tecnologías en el medio ambiente. En el otro lado, Facebook, Google y Yahoo! son las empresas más responsables.

Un analista de Greenpeace, Gary Cook, ha comentado que el anuncio de Microsoft de tratar de lograr un balance neutro en su cuota de carbono es una buena primera etapa. Sin embargo, ha añadido, que habrá que conocer los detalles de las acciones que lleve a cabo. Sólo entonces se sabrá si realmente Microsoft es líder para llevarnos a una nube (en referencia a un espacio virtual en internet) limpia o seguirá dependiendo del carbón.

El plan de Microsoft es, según Cook, comprar créditos de carbono para compensar el consumo de energía fabricada a través del carbón, en lugar de optar por el consumo de energías limpias. No es el camino. Eso sólo es una forma de maquillar el mal comportamiento ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *