Proyecto para sondear en el mar de Alborán en busca de hidrocarburos


La organización ecologista Oceana ha mostrado su total desaprobación ante la autorización dada por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de España (MARM) al proyecto de sondeo exploratorio Siroco en el mar de Alborán, situado entre Marbella y Fuengirola. La futura explotación de combustibles fósiles incrementará la emisión de gases de efecto invernadero, contribuyendo así al cambio climático, además de suponer un grave riesgo por la posibilidad de que se produzca un accidente.

Oceana considera que esta iniciativa contradice las políticas de combatir el cambio climático y desarrollar las energías renovables. El proyecto Siroco se sitúa a tan sólo nueve kilómetros de la Costa del Sol. Así, los riesgos de vertidos y contaminación crónica por hidrocarburos se encuentran muy cerca de las personas que viven en la costa y, además, pueden afectar al paso de cetáceos y a los corales de profundidad.

Antes de todo ello, las tareas relacionadas con el desarrollo del proyecto aumentarán el ya de por sí intenso tráfico marítimo cercano al Estrecho de Gibraltar, así como el riesgo de vertidos y contaminación crónica por hidrocarburos.

El cambio climático es una realidad y todos los países desarrollados tratan de reducir sus emisiones de dióxido de carbono. Plantear un sondeo de hidrocarburos como este recientemente aprobado es simple y llanamente anacrónico. La única forma de frenar el aumento de emisiones es reemplazar los combustibles fósiles por energías limpias. El cambio climático está generando una acidificación del agua marina y poniendo en peligro la supervivencia de organismos como corales, moluscos y crustáceos.

Además, hay que señalar que el mar de Alborán es una de las áreas con mayor concentración de cetáceos en aguas españolas. Por allí pasan el delfín mular, el común, rorcual y orcas. Además, su localización geográfica y la mezcla de aguas facilita la formación de importantes hábitats de fondo, como arrecifes de corales profundos y otros de gran valor e importancia, como los corales negros o el coral rojo, sumado a otro gran número de peces de interés comercial.

El mar de Alborán es una de las áreas más sensibles de los mares españoles y este tipo de proyectos medioambientalmente irresponsables tienen un fuerte impacto en el medio marino y no deben ser permitidos por las administraciones públicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *