Reducir los residuos es luchar contra el cambio climático


El cambio climático es un problema que tiene que abordarse desde diferentes perspectivas. Es algo que nos afecta a todos y en el que todos los sectores económicos pueden hacer algo. Desde la asociación Ategrus (Asociación Técnica para la Gestión de Residuos, Aseo Urbano y Medio Ambiente) se quiere tratar el cambio climático desde su propia perspectiva y, en este contexto, la industria de la gestión de residuos es uno los subsectores que más puede hacer en cuanto a la reducción de los gases de efecto invernadero (GEI). Industrias y países luchan por establecer su huella de carbono y las actividades del sector de los residuos representan una buena oportunidad para impulsar su reducción.

Entre 1990 y 2003, el total de emisiones de gases de efecto invernadero del sector de los residuos disminuyó entre un 14 y un 19% en los treinta y seis países más industrializados y economías en transición listados en el Anexo I de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Gran parte de esta reducción se debió a la recuperación de metano de los vertederos.

Por tanto, es esencial llevar a cabo acciones como la prevención de generación de residuos y su minimización, reutilización y reciclaje. Afortunadamente, estas prácticas se están incrementando y se está consiguiendo una reducción de los GEI, además de un ahorro en nuevos recursos naturales y en combustibles fósiles. Las consecuencias del reciclaje y la reutilización tienen consecuencias beneficiosas que llegan muy lejos en la cadena productiva.

El sector de los residuos ofrece varias tecnologías económicamente rentables que pueden contribuir a la mitigación de los gases de efecto invernadero. La adecuada adaptación e implementación de estas tecnologías a las necesidades locales contribuye a reducir las emisiones que provocan el cambio climático. Entre otras, se pueden destacar la tecnología de digestión aerobia y anaerobia, que permite recuperar y transformar los residuos orgánicos en acondicionadores de suelo y fertilizantes, que consiguen mejorar las propiedades físicas del suelo, así como absorber carbono.

Por otra parte, los residuos pueden usarse como materia prima para las energías renovables. La incineración y otros procesos térmicos, la recuperación de biogás de los vertederos y el empleo de biogás de digestión anaerobia pueden ayudar a reducir el consumo de combustibles fósiles y de los GEI.

Todo ello será tratado en la II Conferencia Internacional sobre Cambio Climático y Gestión de Residuos que la organización Ategrus organiza el día 5 de abril 2011 en Bilbao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *