Sequía en Colombia


El Niño ha intensificado los efectos climáticos que sufre Colombia. Así, el país vive una intensa sequía que podría mantenerse en el tiempo. Zonas en las que la altura del caudal de los ríos se ubicaba por encima de los dos metros, en la actualidad presentan niveles de 40 centímetros, como es el caso del río Cali.

Los expertos avisan: si el fenómeno del Niño continúa consolidándose, Colombia deberá soportar una disminución de las lluvias y una aguda sequía incluso en invierno. Por el momento, la situación climática extrema provocará una gran reducción de las lluvias entre septiembre y diciembre próximos.

Los cambios se advierten en todo el país. Pero, en algunas regiones, como la andina, las consecuencias son mayores. La agudización de los efectos del Niño se concretará con un 65 % de probabilidades, de acuerdo a los especialistas locales. Los meteorólogos ya han constatado un incremento en las temperaturas, caída del volumen de lluvias, mayor cantidad de alertas por incendios y zonas en crisis ante la escasez de agua.

Por otra parte, los profesionales creen que la situación podría intensificarse en lo que queda de 2012. Desde diferentes organismos gubernamentales se aconseja a la población que disminuya en el consumo de agua. Un ejemplo claro es la reducción del caudal del río Magdalena: en algunos tramos, ha disminuido hasta 1,2 metros.

Aunque la situación todavía no es preocupante, en el departamento del Valle, por ejemplo, alrededor de 100.000 habitantes de Cali y Yumbo deben llevar adelante un programa de racionamiento de agua debido al descenso de los caudales de los ríos Meléndez, Cali y Cauca. Algo parecido podría ocurrir en Neiva (Huila) e Ibagué (Tolima).

Otro grave problema ligado a la sequia en Colombia es el aumento en los incendios. Ya han sido afectadas más de 1.500 hectáreas de terrenos. Hay alerta roja por los riesgos de incendios en las regiones Andina, Orinoquia y Caribe, y el peligro va en aumento en zonas como Cundinamarca, Huila, Boyacá, Tolima y Santanderes.

En Tolima se ha registrado un incendio forestal de inusitadas proporciones, que devoró más de 320 hectáreas en un área limítrofe de los municipios de Carmen de Apicalá y Suárez, arrasando bosques, pastos y plantaciones de la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *