¿Sirve para algo la Cumbre de Cancún?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Según una de las filtraciones de Wikileaks, el presidente del Consejo Europeo, el belga Herman van Rompuy, confesó que la Cumbre de Copenhague (XV Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático), celebrada en diciembre de 2009, fue “un desastre increíble”. Y añadió:

“Las cumbres multilaterales no funcionarán.”

En Copenhague, más de 150 jefes de Estado y de Gobierno, después de días de discusiones, solamente pudieron llegar a acuerdos mínimos sobre el problema del cambio climático. Las cifras no mienten: pese a la crisis económica, las emisiones globales de dióxido de carbono sólo disminuyeron un 1,3% en 2009, cuando se había previsto que disminuyeran un 2,8%. ¿Qué ocurrirá cuando vuelva a producirse el crecimiento económico en los países ricos? ¿Cuántas emisiones de dióxido de carbono se emiten mientras se celebran una Cumbre del Clima? ¿Cuánto dinero se gasta en su celebración? Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), un billón de dólares americanos.

En estos mismos días, una nueva cumbre se está celebrando en Cancún, México. No muy lejos del mayor vertido de petróleo que ha sufrido Estados Unidos. Para empezar, Japón ha anunciado que no firmará el compromiso de cumplir los acuerdos climáticos que se están discutiendo en la cumbre. Después de tomar esta decisión, que afectará a toda la humanidad, a todo el planeta, suponemos que el delegado nipón se habrá encaminado tranquilamente a su habitación en el hotel de lujo donde se aloja y habrá dormido a pierna suelta en una cama con sábanas de seda. ¿Cuánto costará la habitación en un hotel de tales características?

Japón no es el único país que ha tomado esa decisión. Canadá y Australia también la secundan. En 1997, cuando muchos países firmaron el Protocolo de Kyoto para reducir el cambio climático, ni Estados Unidos (porque no quiso) ni China (porque, al tratarse de un país en desarrollo, no estaba obligado), lo firmaron. Por su parte, la Unión Europea sí está dispuesta a renovar los acuerdos de Kyoto, pero sólo si todos se unen. Es lógico: de nada sirve si sólo lo cumplen algunos países.

Otros países defienden ideas totalmente diferentes. Por ejemplo, Bolivia propone crear un tribunal internacional de justicia climática. La idea es fabulosa, pero, siendo realistas, no parece muy viable. Según el embajador boliviano, 300.000 personas mueren a causa del cambio climático cada año.

¿Para qué sirve una reunión para la lucha contra el cambio climático?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *