Sistema que informa de los gases que emite el coche


Si todos los conductores aprendieran a conducir de una manera eficiente, no sólo se ahorraría combustible, en especial en los recorridos urbanos, sino que, además, también se emitirían menos gases de efecto invernadero a la atmósfera, hecho que resultaría beneficioso para combatir el cambio climático. Pero, claro, no es fácil ni hay tiempo de aprender una conducción responsable con el medio ambiente.

Pero la tecnología viene en nuestra ayuda. El Departamento de Informática de la Universidad de Valladolid ha diseñado un programa que informa de las emisiones contaminantes en tiempo real que produce un coche mientras está en marcha. De este modo, mientras se conduce, se conoce cuánto se está contaminando y se puede variar la forma de manejar el vehículo de modo que sea más eficiente, esto es, menos contaminante. Conocer cuánto se está contaminando puede ser el primer paso que lleve a muchas personas a intentar no hacerlo tanto.

Los investigadores han trabajado sobre los dispositivos actuales de control que disponen los vehículos para diseñar la aplicación. El ordenador de a bordo que ofrecen la mayoría de los modelos de coches en la actualidad ha sido un valioso instrumento para desarrollar el proyecto. De este modo, al no usar el nuevo sistema sensores físicos, sino que realiza los cálculos mediante estimaciones de los gases contaminantes que se emiten, se abarata el coste del dispositivo al tiempo que se puede instalar en cualquier modelo.

La mayoría de los vehículos disponen de sensores conectados al motor que recogen información y proporcionan datos como las revoluciones del motor y otros parámetros de la conducción. Es con estos parámetros, y teniendo en cuenta el modelo de coche, el tipo de motor o el tipo de carburante que usa (gasolina o diésel), entre otros, como se calculan las emisiones del coche.

De momento, el sistema se puede instalar siempre que el usuario o la marca lo pidan. Pero, en un futuro, cuando entre en vigor una directiva europea que obligará a todos los fabricantes de vehículos a incluir un ordenador con GPS en los coches, podría implantarse en todos los nuevos modelos.

Además del uso particular del sistema de información de emisiones, las administraciones públicas podrían usar los datos de todos los coches para conocer en qué puntos se produce más contaminación y poder luchar con más eficacia para disminuir la contaminación de las grandes ciudades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *