Absorción de CO2 con microalgas y producción de biocombustible

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La empresa española Endesa desarrolla a través de un proyecto de I+D+I financiado por la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) un sistema de absorción de dióxido de carbono (CO2) con microalgas marinas para reducir las emisiones de la industria y producir biocombustibles. Así, se convierte en una iniciativa doblemente sostenible.

Las microalgas ofrecen algunas ventajas respecto a las plantas oleaginosas (como la colza, el girasol y el olivo) muy utilizadas para la producción de biomasa y, en concreto, para producir biodiesel, ya que ofrecen una mayor capacidad de absorción de CO2 y de producción de biocombustible. Además, no requiere de terrenos ni de agua de calidad para su crecimiento, por lo que no consume recursos que pueden ser destinados a la agricultura.

Este sistema experimental de captura de CO2 se está desarrollando en la planta piloto que la compañía eléctrica ha instalado en su central de Carboneras (Almería). Posee un ciclo integral sostenible: la planta de microalgas se alimenta de los gases de combustión de la propia central.

Según cálculos realizados por la propia Endesa, se pueden captar unas 30 toneladas de dióxido de carbono al año, lo que equivale al CO2 que pueden absorber casi medio centenar de árboles. En la planta, las microalgas se cultivan con el CO2 que produce la central a través de un proceso de fotosíntesis, aprovechando la radiación solar y el dióxido de carbono para obtener carbohidratos, hidrógeno y oxígeno.

El proyecto se denomima Valor CO2 y participa el grupo de investigación Biotecnología de microalgas de la Universidad de Almería. El objetivo es desarrollar el concepto de biorefinería a partir de estos microorganismos, agua de mar y CO2 industrial como materias primas para producir biodiesel, biofertilizantes y otros productos.

Para la optimización del cultivo, los investigadores desarrollan tecnologías aplicadas a los fotobiorreactores, un sistema de cultivo intensivo de microalgas que requiere la exposición a la radiación solar para que la fotosíntesis se pueda llevar a cabo y, como consecuencia, el crecimiento de la biomasa. Se trata de un dispositivo transparente con un receptor solar que contiene agua, en este caso del mar, donde crecen las microalgas de forma que lo que se puede apreciar en su interior es agua verdosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *