Aumentan las empresas latinoamericanas que dicen preocuparse por el cambio climático


La ONG Carbon Disclosure Project (CDP) le ha puesto un termómetro muy especial al mundo empresarial latinoamericano. Un termómetro que no mide la temperatura, precisamente, pero sí algo relacionado con el calentamiento global, como es la preocupación empresarial por el cambio climático. El resultado ha sido claro: afirman que sus decisiones y estrategias toman en cuenta el negativo impacto del mismo.

Concretamente, la CDP hizo una encuesta a medio centenar de empresas de Argentina, Chile, Brasil, México y Perú para conocer las medidas que éstas tomaban en función del cambio climático, es decir, de los efectos que éste producía.

Se da la circunstancia de que, además, la CDP es una organización independiente y altruista que cuenta con la base de datos más importante a nivel mundial sobre el impacto climático en las corporaciones empresariales, por lo que la encuesta se enmarca dentro de este contexto o necesidad de conocer más sobre la cuestión en la que la organización está especializada.

Cada vez más compañías preocupadas

El documento que recoge las conclusiones de la encuesta, CDP Investor América Latina 2012, muestra cifras de las emisiones contaminantes, sobre todo las de gases de efecto invernadero, provocadas por las empresas encuestaas, un total de 50 de los países mencionados. Su conclusión general es que hay cada vez más compañías latinoamericanas preocupadas por llevar a cabo una gestión que no perjudique el medio ambiente o que, al menos, lo haga lo menos posible.

Los cuestionarios muestran que la inmensa mayoría de las empresas participantes, hasta el 94 por ciento de ellas, dijeron que consideran fundamental tomar medidas que supongan cambios para evitar la polución ambiental. Igualmente, más de la mitad (53 por ciento) han creado incentivos para la gestión de cambios climáticos, incluyendo el cumplimiento de metas de emisiones de los gases más perjudiciales, como son los de efecto invernadero. Por último, casi un tercio (28 por ciento) reduce las emisiones mediante la aplicación de programas elaborados de forma exclusiva y adaptada a las actividades desempeñadas.

Y un pequeño gran detalle: a pesar de que un aplastante 81 por ciento de las empresas dijo llevar a cabo una gestión de riesgos relacionados con esta problemática, alrededor del 44 por ciento no supo explicar claramente en qué consistían esos procedimientos. ¿Imagen de empresa, quizás?. Como dice mi abuela, obras son amores…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *