Condé Nast, editora de las revistas Glamour y Vogue, compensa sus emisiones de CO2


La empresa que edita revistas como AD, Condé Nast Traveler, Glamour, GQ, Sposabella, Vogue y Vanity Fair, ha decidido compensar las emisiones de carbono que produce en su actividad productiva. De este modo, se convierte en la primera empresa de medios de comunicación en España que calcula y compensa la huella de carbono de oficinas, almacenes y transporte de revistas.

Para compensar la emisión de carbono, ha optado por desarrollar dos proyectos de reforestación, uno en la Amazonia peruana y otro en Chiapas, México. Ha recibido, por ello, la etiqueta Cero CO2.

La empresa Condé Nast es, a partir de ahora, más sostenible. Ha calculado sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) generadas por sus oficinas, por la distribución de sus revistas y por la producción de sus páginas web en España. Es su forma de aportar su granito de arena a la lucha contra el cambio climático.

El cálculo ha medido que la empresa editora emite un total de 2.603,1 toneladas de carbono equivalente (tCO2e). Para compensar esa cantidad de carbono, ha invertido en proyectos de compensación desarrollados por la iniciativa CeroCO2, impulsada por la organización ECODES. Cristina Monge, de CeroCo2, entregó el certificado de compensación de emisiones a Francisco Morote, director de producción de Condé Nast, y Óscar Becerra, director general de desarrollo.

Reforestación y deforestación evitada

Los proyectos de compensación son de reforestación y de deforestación evitada. Todos estos proyectos se desarrollarán en países en vías de desarrollo. De este modo, no sólo se compensa el carbono emitido, sino que también se lucha contra la pobreza de esas regiones.

El primer proyecto se llama “Conservación de la Amazonia peruana en Madre de Dios”, una parte de la selva que se encuentra en riesgo de deforestación. Sobre todo, después de la construcción de la carretera transoceánica que atraviesa la selva. Además, agricultores y ganaderos invaden la selva, talando ilegalmente árboles en peligro de extinción. Este proyecto de conservación tiene como objetivo reducir esta deforestación gracias a una mejor vigilancia de la selva. Por otra parte, se contribuye a proteger la biodiversidad.

El segundo proyecto de compensación es “Scolel Té”, en Chiapas, México. El objetivo del proyecto es reducir la deforestación e incrementar la reforestación mediante la implementación de sistemas agroforestales, implicando, además, a pequeños productores y generando un beneficio social, económico y, por supuesto, ambiental, en áreas rurales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *