Descubren que los chinos comían osos pandas y que éstos migraron a otras áreas por el cambio climático


Para encontrar a chinos alimentándose de osos panda no ha de volverse el mundo loco perdido. Tan sólo hemos de encender los motores de nuestra máquina del tiempo, ir derechitos a la prehistoria y aterrizar con nuestra nave en la parte suroeste de lo que ahora es China. En aquella área y en aquellos remotos tiempos, según un prestigioso científico chino, estos adorables osos no eran considerados un tesoro que preservar sino más bien al contrario, es decir, simple y llanamente, una valiosa fuente de alimento para la supervivencia.

Además, el mismo científico, Wei Guangbiao, también afirma que estos animales se desplazaron a otras áreas, no tanto escapando de la caza masiva, sino a consecuencia de la desaparición del bambú provocada por el cambio climático.

Wei declaró que los ancestros de los pandas gigantes dieron de comer al hombre antiguo y su migración en una reciente entrevista concedida al diario Chongqing Morning Post. Ambos descubrimientos se basan en los irrefutables hallazgos paleontológicos realizados en la actual municipalidad de Chonqing, uno de los lugares donde se practicaba la caza del panda.

Los fósiles encontrados también han revelado que los osos capturados, ancestros directos de los actuales, eran mucho más pequeños que los osos pandas gigantes de hoy. Por aquel entonces, hace entre 10.000 y un millón de años, había abundancia de pandas y de bambú en las altas montañas de Chongqing, pero la cosa cambió muy mucho con el paso del tiempo, y acabó mermando su población de forma dramática. En ello no sólo influyó la caza sino, sobre todo, la progresiva extinción del bambú, un alimento fundamental para su dieta, a consecuencia del calentamiento global.

Sichuan, el hogar de estos animales en la actualidad, está dentro de ese nuevo espacio colonizado una vez empezó a dejarse sentir el impacto del cambio climático. Con el tiempo, ha pasado de ser uno de los destinos de aquella diáspora a lugar de santuarios para estos animales en grave peligro de extinción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *